Israel tendrá 300 pacientes con coronavirus seriamente enfermos para el 10 de agosto

En aproximadamente una semana, Israel puede esperar 200 pacientes en estado grave, y para el 10 de agosto, debería haber entre 250 y 300, según el Prof. Eli Sprecher, director general adjunto de I+D e innovación y presidente de la División de Dermatología del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv.


Sprecher, trabajando con un equipo de investigadores del hospital y de la Universidad de Tel Aviv, ha creado un modelo para predecir cuántos pacientes estarán gravemente enfermos de coronavirus y cuántos, por lo tanto, podrían necesitar ventilación.

“Estamos observando el número de nuevos casos durante la última semana, y luego, como sabemos que transcurren entre ocho y 14 días entre la infección y el deterioro”, el equipo puede predecir casos graves, informó Sprecher. “Nos centramos en estos casos porque es mucho más probable que se ventilen, y estos son los pacientes que suponen una carga para el sistema de salud”, añadió.

El modelo tiene en cuenta tres factores para hacer su predicción: el número de casos nuevos; la “famosa R: el coeficiente de infección” (cuántas personas contagiará una persona infectada); y la relación entre los casos graves y los nuevos casos, en base a los datos que se han recopilado desde el primero de junio, explicó Sprecher.


Cuando la “R” baja de uno, el virus se controla, afirmó. Cuando está por encima de uno, se está desarrollando. Actualmente, la R de Israel está alrededor de 1:1.21. Desde el comienzo de la llamada segunda ola, ha sido tan alta como 1,4.

Sprecher, cuyo equipo incluye a Noa Geismar, Sarah Feldman y el Dr. Ofer Sarig del centro médico y el Prof. Yoav Benjamini de la universidad, señaló: “Hay una correlación casi perfecta entre el número de casos nuevos y el número de pruebas. Cuantas más pruebas, más personas se descubren infectadas”.

Durante la primera oleada, el Ministerio de Salud no examinó a suficientes personas y no tenía una imagen exacta de quién estaba infectado, indicó. A medida que se diagnostica a más personas, se pueden aislar y se puede romper la cadena de infección.

Además, la probabilidad de que una persona infectada se deteriore es aproximadamente el 50% de lo que fue durante la primera ola, mencionó Sprecher.

“Esto es muy significativo”, reafirmó, y añadió que se puede explicar en base a la noción de que muchos de los nuevos casos son más jóvenes, y que los jóvenes desarrollan síntomas menos severos que los pacientes mayores. Además, con el aumento de las pruebas, se están identificando muchos pacientes asintomáticos que se habrían contagiado antes.

Trescientos pacientes graves no es un gran número, pero es considerablemente mejor que algunas predicciones del Ministerio de Salud, que mostraban miles de pacientes graves y el colapso del sistema de salud.

Sprecher señaló que estaba de acuerdo, pero advirtió que “un modelo es un modelo, y hay muchas cosas que no podemos predecir con el modelo”, como un cambio en el número de pruebas o un cambio en el comportamiento de la sociedad.



Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario