Francia: Más terrorismo, más silencio



Por Giulio Meotti

El 25 de setiembre, en París, dos personas fueron apuñaladas y gravemente heridas frente a las antiguas oficinas de Charlie Hebdo, donde 12 de los editores y dibujantes de la revista satírica fueron asesinados por musulmanes extremistas en 2015. El sospechoso, que se encuentra bajo custodia policial, está siendo investigado por terrorismo.

Los asesinos acusados en los ataques de 2015 están siendo juzgados actualmente en París.

Poco antes del ataque con cuchillo, el 22 de setiembre, la directora de recursos humanos de Charlie Hebdo, Marika Bret, no volvió a casa. De hecho, ya no tiene casa. Fue desalojada después de serias y concretas amenazas de muerte por parte de musulmanes extremistas. Decidió hacer pública su “exfiltración” para que la inteligencia francesa alertara al público sobre la amenaza del extremismo en Francia.

“He vivido bajo protección policial durante casi cinco años”, declaró al semanario Le Point.

“Mis agentes de seguridad recibieron amenazas específicas y detalladas. Tenía 10 minutos para empacar y salir de la casa. Diez minutos para renunciar a una parte de la vida es un poco corto y fue muy violento. No me iré a casa. Estoy perdiendo mi casa por los arrebatos de odio, el odio que siempre empieza con la amenaza de infundir miedo. Sabemos cómo puede terminar”.

Bret también afirmó que la izquierda francesa abandonó la “batalla por el laicismo”.

Desde el comienzo del juicio de los hombres acusados de cometer los asesinatos de Charlie Hebdo en 2015, y especialmente desde la nueva publicación de las caricaturas de Mahoma, Charlie Hebdo ha recibido amenazas de todo tipo, incluso de Al Qaeda. La seguridad hoy en la revista satírica es masiva. “La dirección de nuestro cuartel general es secreta, hay puertas de seguridad por todas partes, puertas y ventanas blindadas, agentes de seguridad armados, apenas podemos hacer entrar a nadie”, afirmó Bret.

Hoy en día, hay 85 policías protegiendo a los periodistas de Charlie.

Bret se ha convertido en otro ejemplo del carácter clandestino de la libertad de expresión en Francia, el país de Voltaire. El primero fue Robert Redeker, un profesor de filosofía. El 17 de setiembre de 2006, se levantó temprano para escribir un artículo para Le Figaro sobre la lucha de Europa contra el islam. Tres días después, estaba en una casa segura y huyendo.

El pasado enero, Mila O., una chica francesa de 16 años, hizo comentarios insultantes sobre el islam durante una emisión en directo en Instagram.

“Durante su emisión en directo, un chico musulmán le pidió salir en los comentarios, pero ella lo rechazó porque es gay. Él respondió acusándola de racismo y llamándola “sucia lesbiana”. En un video de seguimiento, transmitido inmediatamente después de que fuera insultada, Mila respondió diciendo que ‘odia la religión’”.

Mila continuó diciendo, entre otras cosas:

“¿Está familiarizada con la libertad de expresión? No dudé en decir lo que pensaba. Odio la religión. El Corán es una religión de odio; solo hay odio en él. Eso es lo que pienso. Digo lo que pienso, el islam es mier…, no soy racista en absoluto. Uno no puede ser simplemente racista contra una religión. Digo lo que quiero, digo lo que pienso. Tu religión es una mierda. Yo metería un dedo en el culo de tu dios”.

Después de que la dirección de su escuela fue publicada en los medios sociales, fue forzada a dejarla y transferirse a otra escuela, esta vez en secreto.

El periodista Éric Zemmour fue atacado varias veces fuera de su casa; el periodista franco-marroquí, Zineb el Rhazoui, encontró también la dirección de su casa publicada en los medios sociales.

Mientras tanto, en su honor, el presidente francés Emmanuel Macron ha estado defendiendo el derecho de Charlie Hebdo a la libertad de expresión. La blasfemia, afirmó, “no es un crimen”.

“La ley es clara: tenemos derecho a blasfemar, a criticar, a caricaturizar las religiones. El orden republicano no es un orden moral, lo que está prohibido es incitar al odio y atacar la dignidad”.

Un caso legal de 2007 dictaminó que “En Francia es posible insultar a una religión, sus figuras y sus símbolos, sin embargo, insultar a los que siguen una religión está prohibido”.

Sin embargo, las valientes palabras de las autoridades francesas parecen inofensivas, pálidas y aburridas, comparadas con la fuerza de la violencia y la intimidación extremas.

El fundamentalismo islámico ya ha logrado desplazar no sólo a miles de cristianos perseguidos, como Asia Bibi, obligada a huir por su vida de Pakistán al Canadá después de haber sido absuelta de cometer blasfemia. Este tipo de extremismo también ha logrado transformar a muchos ciudadanos europeos en prisioneros, personas que se esconden en sus propios países, condenados a muerte y obligados a vivir en casas desconocidas incluso para sus amigos y familiares. Y nos hemos acostumbrado a ello.

El día de la condena a muerte de Irán contra Salman Rushdie por su novela Los versos satánicos, él y su esposa, Marianne Wiggins, fueron sacados de su casa en el norte de Londres por el servicio secreto británico, a la primera de las más de cincuenta “casas seguras” en las que el escritor vivió durante los 10 años siguientes.

El parlamentario holandés Geert Wilders, cuyo nombre, como el siguiente en ser asesinado, fue encontrado en una hoja de papel apuñalada en el cineasta asesinado, Theo van Gogh, ha estado viviendo en casas seguras desde 2004. “Estoy en la cárcel”, dice, “y ellos están caminando libres”.

Hace 10 años, una reportera del Seattle Weekly, Molly Norris, en solidaridad con los fabricantes de la caricatura de televisión “South Park”, que están en peligro, dibujó también una caricatura de Mahoma. El último artículo del periódico que hablaba de ella decía:

“Habrán notado que la tira de Molly Norris no está incluida en el número de esta semana. Eso es porque no hay más Molly, por consejo de los especialistas en seguridad del FBI, se mudará y cambiará de nombre”.

El periódico danés Jyllands Posten, quien imprimió por primera vez caricaturas de Mahoma en 2005, se rindió. El periódico se negó a volver a publicar las caricaturas del Profeta del islam cuando Charlie Hebdo las volvió a imprimir en su portada. El editor que publicó las caricaturas en el Jyllands Posten, Flemming Rose, sigue siendo escoltado por guardaespaldas. “Realmente admiro el coraje de Charlie”, señaló.

“Héroes que no han sucumbido a las amenazas o a la violencia. Desafortunadamente, recibieron un apoyo limitado. Ninguna publicación en Francia o Europa se comporta como Charlie. Por eso creo que en Europa hay una ley no escrita contra la blasfemia. No estoy criticando a los periodistas y editores que hacen esta elección. No podemos culpar a la gente que, a diferencia de Charlie, no pone su vida en peligro. Pero no nos engañemos: esta falta de valor para seguir los pasos de Charlie tiene un precio, estamos perdiendo la libertad de expresión y una forma insidiosa de autocensura está ganando terreno”.

En los últimos días, el nuevo editor de Jyllands Posten, Jacob Nybroe, repitió:

“No los publicaremos más. Confirmé esta línea editorial cuando llegué y recibí muchos aplausos. Puedo parecer un cobarde, pero no podemos hacerlo”.

Los nombres de los caricaturistas daneses aparecieron en la misma “lista negra” que Al Qaeda publicó con el nombre del jefe de redacción de Charlie Hebdo, Stéphane Charbonnier, asesinado en la masacre de 2015. El caricaturista danés Kurt Westergaard está vivo solo porque durante un asalto terrorista a su casa se escondió.

Hoy en día, el cuartel general del Jyllands Posten tiene ventanas a prueba de balas, barras y losas de metal, alambre de púas y cámaras de vídeo. Se encuentra frente al puerto de Aarhus, la segunda ciudad más grande de Dinamarca, y está bajo vigilancia día y noche. Cada puerta automática, cada ascensor, requiere una placa y un código. Se entra como si fuera la bóveda de un banco. Una puerta se abre y después de que se cierra, la siguiente se abre. Los periodistas que trabajan allí entran de uno en uno. “En pocas palabras, la libertad de expresión está en mal estado en todo el mundo. Incluso en Dinamarca, Francia y en todo Occidente,” señaló Rose, “Son tiempos difíciles; la gente prefiere el orden y la seguridad a la libertad”.

Si todos nosotros no defendemos nuestras libertades, pronto no las tendremos más.

Fuente: Gatestone Institute

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario