CÓMO LA CORRUPCIÓN DE ESTADOS AUTORITARIOS ESTÁ ARRUINANDO A LAS INSTITUCIONES OCCIDENTALES

Por Seth Frantzman 

Hace poco reflexionaba sobre escribir un artículo crítico a Turquía. Cuento con varios espacios mediáticos en los cuales escribo artículos y mientras reflexionaba sobre el tema me di cuenta que cuando hago un artículo crítico sobre la política de Ankara recibo un frío hombro como respuesta por parte de algunos de los espacios en los que escribo. Otros no quieren mucha crítica sobre Irán mientras que otros evitan la crítica sobre Qatar. 

Es muy claro, aunque siempre sutil, que muchos think tanks, publicaciones y otras plataformas estadounidenses, han sido influenciados o comprados por varios regímenes autoritarios.

Esta es una gran diferencia con el pasado. En los viejos tiempos, si un think tank estadounidense tenía alguna oficina en el Reino Unido, no significaba que no pudiera criticar la política exterior del Reino Unido. Al contrario, podría significar que era aún más crítico con el Reino Unido porque tiene más acceso a las voces locales.

Sin embargo, el modelo ha cambiado ahora que en lugar de querer tener relaciones con las democracias occidentales, muchas universidades estadounidenses y occidentales, grupos de reflexión, políticos y medios de comunicación, quieren tener mejores relaciones con varios regímenes autoritarios. Cada uno tiene su propio patrón autoritario. Algunos tienen espacios y oficinas en China, Turquía o Qatar o en algunos casos en Rusia. Una vez ubicados ahí o han instalado su “CNN Turk”  y mantienen reuniones tranquilas y cordiales con el líder del régimen cuando Zarif o Erdogan vienen de visita… entonces no publican artículos críticos con esos países o sus políticas. 

Esto es ya brutalmente transparente. Hay organizaciones que apoyan abiertamente la promoción de la “democracia” para Arabia Saudita, pero no critican la falta de democracia en Qatar. Tenemos medios que simplemente no dirán una palabra crítica sobre el régimen de Ankara.

También es extraño porque estos medios generalmente hablan de democracia y libertad académica y de cómo tenemos que hablar con la verdad al poder… pero los mismos medios tienden a decir poder a la verdad… ¿cómo se puede tener un sinfín de artículos sobre la “represión contra los manifestantes” de Egipto y simplemente no tener artículos sobre cómo Ankara es el mayor carcelero de periodistas en el mundo? ¿Cómo puedes decir tener una conciencia tranquila y tener reuniones con el régimen de Erdogan mientras los críticos son detenidos por sus tuits? ¿Cómo puedes trabajar un día con Arabia Saudita y luego cuando un nuevo príncipe llega al poder de repente trabajas con Qatar?

Hay grupos de “derechos humanos” con sede en Estados Unidos que literalmente no cubren algunos de esos países autoritarios debido a las donaciones que reciben. Hay organizaciones enteras, fundaciones, institutos que simplemente no serán críticos con Irán porque de alguna manera trabajan con o para el régimen iraní. 

¿Cómo fue comprado el mundo occidental tan fácilmente por todos estos regímenes autoritarios? Otra cosa sería si fueran menos críticos con algunos países pero el problema es que no tienen crítica en absoluto. Estamos hablando que institutos y grupos de reflexión estadounidenses simplemente no critican a aquellos países con los cuales están relacionados estrechamente.  

Y estas organizaciones tienen una fuerte y profunda influencia. Tienen hombres (porque son en mayoría hombres) que entran y salen del gobierno, que se convierten en “enviados” de varias administraciones, que trabajan para los think tanks que parecen operar y funcionar para el partido turco en el poder. 

¿Cómo sucedió esto tan fácilmente? ¿Cómo compraron tan fácilmente las dictaduras a Occidente a sus think tanks y organizaciones académicas e incluso sus medios de comunicación? Sin mucha resistencia, como si estuvieran comprando propiedades.  

Hace algún tiempo no tan lejano el motor de Occidente eran las ideas, apoyadas por una economía poderosa. Durante la época soviética fueron las ideas de Occidente y la información que se conseguía en Occidente las que erosionaron las dictaduras. No son pocas las historias de personas que en Moscú o El Cairo escuchaban la radio o leían las noticias de países enemigos sólo para poder averiguar lo que sucedía en su propio país.  

Hoy sucede todo lo contrario. Países extranjeros con economías poderosas pero sin ideas excepto las que censuran las críticas, simplemente compran tanto a Occidente como a sus medios de comunicación y analistas. Lo hacen abiertamente y sin tapujos. Literalmente el régimen de Ankara estaba atacando violentamente a manifestantes pacíficos en plenas calles de Washington mientras sus medios de comunicación y analistas se reunían con el régimen turco para el cual trabajan.  Irán literalmente cuelga atletas inocentes y luego recibe una ronda de aplausos en las instituciones occidentales. El líder de Malasia, un furioso antisemita, recibe invitaciones a las universidades occidentales sin ninguna crítica o recato mientras disidentes políticos de Malasia, Irán o Turquía no pueden venir a hablar a esas mismas instituciones académicas.  

Y los periódicos estadounidenses dicen lacónicamente que “la democracia muere en la oscuridad” mientras ellos mismos abiertamente han mantenido operaciones y negocios con dictadores que aplastan la democracia. Tienen literalmente sangre en sus manos mientras redactan los op-eds.


Fuente: Oriente Medio News

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario