Netanyahu fue el primer israelí que se somete a una nueva prueba de detección rápida de COVID19 con resultados en 15 minutos

La tasa de positividad en las pruebas del martes cayó a 10,3%, la cifra más baja desde que el cierre nacional entró en vigor. “El cierre ha sido muy efectivo y ya podemos ver una caída en las infecciones. Pero todo depende de cómo continuemos a partir de aquí, incluyendo la aplicación de la ley”, señaló Gamzu, el responsable de liderar la respuesta de Israel al COVID-19.

Al convertirse en el primer israelí que se somete a una nueva prueba de coronavirus de 15 minutos de duración, que se espera que se extienda por todo el país, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo el martes que había motivos para un “optimismo cauteloso” de que Israel estaba saliendo de la devastadora segunda ola de infecciones de COVID-19.

“Tenemos los primeros signos de un optimismo cauteloso de que estamos frenando la pandemia, pero es demasiado pronto para decirlo”, dijo Netanyahu durante una visita a la residencia de ancianos Neve Horim en Jerusalem, donde se hizo la prueba del coronavirus “Sofía”, que según la Oficina del Primer Ministro dio resultado negativo. Las máquinas de la empresa estadounidense Quidel analizan las muestras del hisopo en busca de proteínas del virus para proporcionar sus rápidos resultados.

Los comentarios de Netanyahu llegaron cuando los datos indicaron que la curva de infección había comenzado a aplanarse, después de varios días de caída de la “tasa de positividad” – el porcentaje de pruebas de virus que dan positivo.

Las cifras preliminares del Ministerio de Salud mostraron el martes por la tarde que la tasa de pruebas de coronavirus que dieron positivo bajó al 10,3%, el número más bajo visto desde mediados de septiembre.

No está claro si la tasa se mantendrá tan baja, ya que normalmente aumenta una vez que se dispone de las cifras definitivas de un día. El lunes hubo una tasa de positividad del 11,4%, aún más baja que los máximos anteriores de alrededor del 15%.

Pero a pesar de los prometedores signos de que la tasa de infección de la población en general comienza a bajar, las noticias del Canal 12 informaron el martes por la noche que la tasa de pruebas positivas en la comunidad ultraortodoxa se mantuvo en un 23%. Mientras tanto, el canal dijo que había algunas áreas en el país con tasas positivas de sólo el 8%.

El zar del coronavirus de Israel, Prof. Ronni Gamzu, dijo en una conferencia de prensa el martes por la tarde que era demasiado pronto para saber si las nuevas cifras representaban una tendencia significativa. “Vemos un cierto descenso en la tasa de pruebas positivas y en la tasa de infección”, dijo. “El cierre ha sido muy efectivo y ya puedo ver una caída en los contactos e infecciones. Pero depende de cómo continuemos a partir de aquí, incluyendo la aplicación de la ley, que es un elemento muy importante”, señaló el experto.

Además, Gamzu volvió a instar al gabinete a que aumente las multas a los infractores de las normas sobre virus.

Netanyahu dijo que a pesar de los signos positivos, no se apresuraría a levantar el cierre nacional, que ha estado en vigor, con diversos niveles de restricciones, desde el 18 de septiembre. “Todos los expertos sin excepción dijeron que esperemos al menos otra semana, así que eso es lo que estamos haciendo”, dijo. La semana pasada, Netanyahu dijo que el cierre duraría al menos un mes, y que algunas de sus restricciones podrían estar en vigor hasta un año.

Altos funcionarios del gabinete, sin embargo, fueron citados por las noticias del Canal 12 diciendo el martes que el gobierno podría no ser capaz de esperar la caída de los casos que quería antes de reabrir la economía. “No podemos mantener a todo el país en una cárcel”, se citó a un funcionario, que subrayó la necesidad de salir cuidadosamente del encierro “con un enfoque diferencial” a las ciudades según los datos de la infección.

Netanyahu, hablando en la residencia de ancianos de Jerusalem, dijo que aunque Israel fue el primero en cerrar por segunda vez, muchos países europeos están ahora siguiendo sus pasos, y el país tiene que ser capaz de salir del encierro primero también.

El Ministerio de Salud dijo que había encontrado 3.007 nuevos casos el martes por la tarde, en poco menos de 30.000 pruebas. El número de pacientes en estado grave era de 872.

Al mismo tiempo, el martes se registraron 13 nuevas muertes, lo que eleva el número de víctimas a 1.784. Las cifras indicaban 35 muertes en las últimas 24 horas.


Fuente: Diario Judío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario