Irán tiene “más que perder” con la victoria de Azerbaiyán


Artículo de Yaakov Lapin en Jewish News Syndicate

A medida que Irán desplaza fuerzas militares a su frontera con Azerbaiyán, la República Islámica observa con creciente preocupación los progresos que están realizando las fuerzas azerbaiyanas en su conquista de las zonas de Nagorno-Karabaj.

Esto ocurre a pesar de que Azerbaiyán es, como Irán, un país de mayoría musulmana chiíta. Pero ahí es donde terminan las similitudes, ya que Azerbaiyán es un Estado secular y los azeríes son un pueblo turco, y sus aliados incluyen a Israel, así como a Turquía, a ambos de los cuales Irán se resiste a ver presentes en su frontera noroccidental de cualquier manera.

“Los iraníes tienen más que perder que ganar” de una victoria azerbaiyana, dijo a JNS Micky Aharonson, el ex jefe de la dirección de relaciones exteriores del Consejo de Seguridad Nacional de Israel en la Oficina del Primer Ministro. Ocupó ese cargo entre 2006 y 2014.

“Es muy cómodo para Irán y Rusia intervenir y mediar en un alto el fuego”, dijo Aharonson, becario del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem. Irán tiene todo el interés en que se detenga el progreso de Azerbaiyán.

En los últimos días, el Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Zarif, declaró una iniciativa para una solución pacífica del conflicto. Anteriormente, el Presidente iraní Hassan Rouhani acogió con satisfacción el primer acuerdo de tregua (de corta duración), así como los esfuerzos de mediación de Rusia, todas ellas señales del vivo deseo de Teherán de que los combates lleguen a su fin.

La preocupación de Teherán por el conflicto que se desarrolla a través de la frontera también se deriva de consideraciones internas. Entre el 20 y el 25 por ciento de la población iraní es de origen étnico azerbaiyano, señaló Aharonson, incluido el líder supremo iraní, el ayatolá Jamenei, cuyo padre era azerbaiyano iraní.

Aunque Irán y Azerbaiyán mantienen un amplio comercio entre ellos y tienen muchas interacciones, el apoyo de Irán a los movimientos de oposición religiosa en Azerbaiyán es una fuente de descontento en Bakú. Por otra parte, Irán está profundamente inquieto por el enfoque secular de Azerbaiyán.

No quieren a Azerbaiyán en la frontera

Mientras tanto, en el norte de Irán, las protestas de los iraníes de etnia azerbaiyana han ofrecido apoyo a Bakú. Cuatro líderes religiosos azerbaiyanos-iraníes publicaron una declaración llamando a Azerbaiyán la tierra del Islam, y pidiendo apoyo para el país, dijo Aharonson.

Oficialmente, agregó, Irán ha expresado su apoyo a Azerbaiyán mientras promueve una resolución pacífica de las hostilidades. Sin embargo, extraoficialmente, los iraníes “estarían mucho más contentos de ver a los armenios en la frontera que a los azerbaiyanos, a pesar de que los armenios son cristianos y los azerbaiyanos son chiítas”.

El movimiento de fuerzas iraníes hacia su frontera noroccidental, junto con la realización de un “simulacro” militar en la zona, conforman un mensaje de la República Islámica en el que se dice que no permitirá que el conflicto se extienda a sus territorios, argumentó Aharonson, a la luz de la presencia de mercenarios suníes radicales respaldados por Turquía y enviados desde Siria a los campos de batalla de Nagorno-Karabaj.

Esas mismas fuerzas han estado luchando contra el aliado de Irán, el régimen de Bashar Assad de Siria, durante años.

“Aún más significativa es la cuestión israelí. Según los informes de los medios de comunicación, nuestras industrias de defensa están involucradas en las ventas a Azerbaiyán”, explicó. “Ha habido muchos informes de los medios de comunicación sobre las conexiones de inteligencia íntimas entre Israel y Azerbaiyán. Esto significa que los iraníes temen la posibilidad de que Israel se acerque a Irán”.

“Están preocupados”, añadió. “Cuanto más avance Azerbaiyán, más temen la presencia israelí. Mi interpretación de sus pasos es que no quieren a Azerbaiyán en la frontera”.

Irán ha negado informes no confirmados de que haya enviado armas a Armenia.

Al mismo tiempo, Armenia ha criticado duramente a Israel por sus ventas de armas a Azerbaiyán y retiró a su embajador de Israel el 1 de octubre en protesta.

Dijo Aharonson: “Todo el mundo, excepto Turquía, está a favor de poner fin al conflicto. Turquía es la única que empuja a Azerbaiyán a perseguir sus ‘intereses nacionales’. También ha declarado su voluntad de enviar fuerzas de apoyo”.


Fuente: Jewish News Syndicate / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario