Israel entre dos presidentes

Una de las realidades a las que Israel tendrá que ajustarse durante una posible administración Biden es que Barack Obama probablemente desempeñará un papel, oficialmente o no, como asesor en materia de seguridad nacional o asuntos políticos. Esto significa que Israel tiene que empezar a tener conversaciones con los miembros de la emergente administración Biden en lugar de avanzar, en los últimos días del mandato de Trump, hacia objetivos que una administración Biden no aceptará.

Se ha sugerido que Israel debería explotar los meses restantes de la presidencia de Trump para extender la soberanía sobre partes de la “Ribera Occidental”. Hacerlo sería un eco del enfoque de Obama, quien, durante su propia transición fuera de la Oficina Oval en diciembre de 2016, apoyó la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, completamente anti-Israel, rechazando la petición del Presidente electo Trump de no hacerlo.

La aplicación de la soberanía israelí a partes de la “Cisjordania” durante los próximos dos meses sin coordinación con la administración entrante de Biden podría perturbar tanto esa administración que se podría presionar para declarar ilegítima toda la soberanía israelí en “Cisjordania”. La aplicación de la soberanía podría incluso dar lugar a la imposición de sanciones estadounidenses a Israel (en relación con los asentamientos, la soberanía o ambos), medida que sería apoyada de todo corazón por miembros del Congreso como Rashida Tlaib e Ilhan Omar, así como por el Senador Bernie Sanders.

Israel debe absorber el hecho de que el Partido Demócrata de hoy no es el mismo que hace ocho años. Se ha vuelto extremista en algunos aspectos, un proceso que se intensificó bruscamente en respuesta a la entrada de Trump en la Casa Blanca y se aceleró a lo largo de su mandato de cuatro años en respuesta a sus políticas, tanto nacionales como extranjeras. Las posiciones pro palestinas y antiisraelíes se han multiplicado y han aumentado su influencia en los distritos electorales demócratas. Ya se están escuchando voces que sugieren la reapertura de las oficinas de la Organización para la Liberación de Palestina en Washington y el traslado de las actividades de la Embajada de los Estados Unidos a Tel Aviv desde Jerusalem.

Pero el problema más complicado de la aplicación de la soberanía en este momento concierne a los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán, y también (implícitamente) a Arabia Saudita. Estos países considerarán que la aplicación de la soberanía por parte de Israel sin coordinación previa con ellos es una prueba de fraude israelí, porque la excusa para normalizar las relaciones con Jerusalem fue el acuerdo de Israel de aplazar indefinidamente la aplicación de la soberanía en la “Ribera Occidental”.

Si Israel responde a la pérdida de Trump retirándose inmediatamente de su compromiso de no aplicar la soberanía, los nuevos amigos de Jerusalem sentirán que los ha engañado. Ese sentimiento seguramente funcionará en contra de los intereses israelíes.

Durante el período provisional antes de que Biden asuma el cargo, Israel debe ponerse en contacto con los dirigentes de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán, Arabia Saudita y Egipto con miras a establecer un bloque conjunto para comparecer juntos ante la nueva administración. Ese bloque presentaría un frente unido en estas cuestiones: que los Estados Unidos no se dobleguen ante Irán en relación con el expediente nuclear, no levanten las sanciones contra Irán y no permitan que Teherán interfiera en los asuntos de otros países. Esta coalición puede o no dar finalmente a Israel la aprobación tácita para aplicar la soberanía a partes de “Cisjordania”, pero Jerusalem no debe proceder con ningún plan de este tipo sin una coordinación previa con estos países. De hecho, la coordinación con los nuevos amigos de Israel en el mundo árabe y musulmán es más importante que la coordinación con la administración entrante de Biden, por muy vital que sea. 

En los próximos dos meses, Israel puede alentar la búsqueda de una solución al problema de lo que se convirtió en la Autoridad Palestina después de que Hamas la hiciera pedazos hace 13 años, antes de que la Autoridad Palestina, durante los ocho años de la administración de Obama en el poder, descendiera a un Estado terrorista fracasado y corrupto basado totalmente en el odio a Israel.

Jerusalem debería respaldar un plan para los emiratos palestinos en el que se construyan siete emiratos separados e independientes, en las ciudades de la Ribera Occidental de Jenin, Naplusa, Tulkarm, Qalqilya, Ramallah, Jericó y Hebrón árabe. Una vez que se establezcan los emiratos palestinos, Israel podrá aplicar la soberanía a las zonas rurales. Biden, Harris y Obama no podrán revivir la esclerótica y autodestructiva Autoridad Palestina, y los países de la coalición no derramarán muchas lágrimas por su fin.

Al abordar la administración Biden como un frente unido, Israel y sus cinco amigos en el mundo árabe estarán en una posición mucho mejor. Como dijo Esopo en el siglo VI AEC.: unidos nos mantenemos, divididos caemos.

Su alianza puede ser útil no sólo en la cuestión iraní, sino también en otra cuestión clave: las aguas del Nilo. Han surgido tensiones entre Egipto y Etiopía por una presa que Etiopía construyó en el río y que amenaza con cortar el flujo de agua a Egipto a niveles peligrosos.

Si esta alianza se basa en la etapa de Oriente Medio como un grupo activo, otras naciones árabes e islámicas probablemente se unirán a ella. Los países que podrían estar interesados son Irak, Marruecos, Omán, Kuwait, Mauritania, Chad y Níger. A medida que la alianza crezca, es probable que su peso político aumente a los ojos de la administración Biden, y todos los estados miembros serán beneficiarios, tanto de su cooperación interna como de su capacidad para presentar un bloque unificado a la administración americana.

¿Es esto una utopía? No, en absoluto. Hace un año ni siquiera habríamos soñado con la normalización con los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán. Y si Trump deja el cargo el 20 de enero tras el colapso del régimen iraní, será un diamante en la corona del legado de Trump.


Por Tte. Cnel. (res.) Dr. Mordechai Kedar, es investigador asociado senior del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Sirvió durante 25 años en la inteligencia militar de las FDI, especializándose en Siria, el discurso político árabe, los medios de comunicación árabes, los grupos islámicos y los árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

Fuente: Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario