No hay que esperar hasta el 20 de enero: Los movimientos que ayudarán a Israel antes de la entrada de Joe Biden

 El próximo presidente solo tomará juramento en aproximadamente dos meses y medio, pero sus equipos de transición ya están trabajando y el desafío israelí es difícil: ¿Cómo lidiar con la mala sangre entre Netanyahu y la gente de Obama que regresa a la Casa Blanca? ¿Y cómo se hace para que Biden no elimine las sanciones que Trump ha impuesto a Irán? Requiere diplomacia inteligente y un lobby amigable y efectivo en Washington.

Los críticos en los medios estadounidenses y globales predicen un desastre en el proceso de transferencia de poder en Washington. Si Donald Trump apela a los tribunales por la legalidad de los resultados electorales, el proceso podría prolongarse durante semanas y, en cualquier caso, no comenzará hasta que el “Director General de Servicios Públicos” confirme oficialmente que Joe Biden es el presidente electo.

Actualmente no hay señales que Trump y su gente vayan a sabotear el proceso de transferencia del poder, pero eso también puede suceder cuando se trata de una enorme administración federal que emplea a más de 4.000 altos funcionarios, la mayoría de los cuales son nombramientos políticos salientes que tendrán que irse. Es probable que no todos ayuden a la gente de Biden a sentarse en su sillón para funcionar correctamente desde el primer día.

Los nombramientos de Biden deben ser revisados por el FBI para asegurarse que no estén involucrados en temas criminales y determinar su clasificación de seguridad. Esto es lo que establece la ley de “transferencia de poder” en los Estados Unidos. En el campo Demócrata, se esperan luchas por posiciones de poder y la implementación de visiones del mundo en los próximos días, y estas también afectarán a grandes porciones de la toma de decisiones del presidente electo y jefe del equipo de transición, el senador Ted Kaufman.

En cualquier caso, este proceso continuará más allá del 20 de enero, día en que Biden jura como presidente. Entonces, como cualquier presidente y vice electo, Biden y Kamala Harris querrán demostrar que están a la altura de sus promesas electorales, siendo la principal de ella la de frenar la mortalidad por la plaga de la Corona (más de 1.000 víctimas al día) y reducir las tasas de desempleo. La administración Biden tendrá que crear millones de puestos de trabajo, incluyendo la infraestructura nacional que, a pesar de sus promesas, Trump se ha abstenido de mover siquiera un dedo para mejorar.

Es probable que, con una agenda tan abarrotada, Israel, Medio Oriente e incluso Irán no estén a la vanguardia del gobierno entrante y saliente. Pero si el gobierno de Jerusalén quiere garantizar los intereses vitales del Estado de Israel incluso durante la nueva administración, y especialmente los relacionados con la seguridad nacional, debe comenzar a trabajar en las próximas semanas.

La gente de Obama está de vuelta

El objetivo principal y más importante de Israel debe ser volver a una situación en la que el estatus del estado como un aliado valioso y estratégico de Estados Unidos esté en el corazón del consenso popular y político estadounidense. El Israel actual, y de hecho cualquier gobierno liderado por Binyamín Netanyahu, tendrá un problema con el Partido Demócrata del presidente electo, o más bien con el personal del ex presidente Barack Obama, muchos de los cuales regresarán a la Casa Blanca y al Consejo de Seguridad Nacional para el primer mandato de la presidencia de Biden, de acuerdo con la tradicional “puerta giratoria” conocida en Washington.

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario