La comunidad etíope de Israel exige respuestas a Sudán por sus desaparecidos

 Después del acuerdo entre Israel y Sudán, los inmigrantes etíopes que estuvieron en campamentos y perdieron a sus seres queridos en suelo sudanés quieren que Israel ayude a averiguar qué pasó con los desaparecidos en su arduo viaje hacia Israel.

El reciente anuncio de un acuerdo de normalización entre Jerusalem y Jartum ha provocado sentimientos de ira y traición entre muchos de los inmigrantes etíopes de la primera generación de Israel, que realizaron la difícil peregrinación a pie desde Sudán hasta Israel hace más de 40 años.

Estos inmigrantes fueron llevados a Sudán desde Etiopía, a mediados de la década de 1970, por el dictador etíope Mengistu Haile Mariam, quien instigó una guerra civil que mató a más de medio millón de personas.

Entre los que huyeron a Sudán se encontraba Ferede Aklum, un educador que se desempeñó como director de una de las escuelas locales de Etiopía y un actor importante en la aliá de la primera generación de inmigrantes etíopes.  

En 1976, Aklum se mudó a la capital etíope, Addis Abeba, donde se acercó a la embajada israelí para hacer el viaje a Israel, a pesar de la falta de interés del estado judío y su negativa a aceptar judíos etíopes en el país.

En 1977, Aklum se convirtió en una persona buscada y apenas pudo huir a Sudán. Llegó sin un centavo y, después de mendigar en las calles, se puso en contacto con la agencia de espionaje israelí, Mossad.

Cuando el Mossad se enteró de Aklum, envió a un agente a Sudán para encontrarse con él. Luego se unió él mismo a la organización clandestina, educando a sus agentes sobre el viaje que había hecho de Etiopía a Sudán.

Los caminos que había descubierto se convirtieron en el prototipo de las agencias de inteligencia israelíes que los utilizaron para establecer la infraestructura de la Operación Moisés, la aliá etíope organizada por el Estado.

Durante el viaje, muchos inmigrantes etíopes fueron víctimas de la violencia, la crueldad y el abuso humanitario perpetrado por los soldados sudaneses y el gobierno de Sudán, abuso que muchos inmigrantes no han podido olvidar.

David Mehart, de 54 años, residente de Kiryat Gat, vivió en Sudán durante tres años antes de emigrar a Israel. Sus hermanos fueron encarcelados en prisiones sudanesas y desde entonces han desaparecido.

“Cuando estábamos en Etiopía, en 1981, una banda de cristianos llegó a la aldea de mi abuelo y asesinó brutalmente a tres de nuestros familiares”, cuenta Mehart. Los supervivientes “pronto se organizaron y abandonaron el pueblo para viajar a Israel a pie. Después de aproximadamente un mes y medio, 49 de ellos llegaron a la frontera con Sudán".

Tres meses después, los tres hermanos, el tío y los cuatro primos de Mehart huyeron de los campos de refugiados y se dirigieron a Sudán. Según Mehart, sus hermanos fueron arrestados y hechos prisioneros por el ejército a su llegada, y nunca los volvió a ver.

Hace unos dos años, el Comité de Absorción y Aliá de la Knesset celebró un debate sobre el caso de los judíos desaparecidos en Sudán, pero no hubo una resolución concreta. Ahora, con el anuncio de un acuerdo con Sudán, Mehart y otros que perdieron a sus seres queridos en el viaje hacia Israel esperan lograr un cierre a su historia.

"Saber que Israel y Sudán normalizarán sus relaciones me da esperanza", añade Mehart, optimista. "Quizás, después de casi 40 años, sepamos qué pasó con mis tres hermanos mayores y mis tíos encarcelados en la prisión de Sudán".

Hex Aissa Jirga, un líder conocido en la comunidad, estuvo encarcelado en una prisión sudanesa con su familia durante cinco años, desde los 5 hasta los 10 años. Jirga, ahora de 40 años, no está muy entusiasmado con el inminente acuerdo con Sudán.

"No es sólo mi tristeza personal, sino la de toda la comunidad", dice. "El gobierno sudanés mató a judíos etíopes por el gusto de hacerlo. Las personas que podrían haberse salvado fueron asesinadas, simplemente porque sí".

A la edad de 10 años, Jirga logró escapar de la prisión sudanesa con unos 50 judíos más, con la ayuda del personal del Mossad que trabajaba con la Cruz Roja. Dice que se le prohibió revelar su origen judío, mientras que los adultos del grupo fueron llevados a las salas de interrogatorio de la prisión sudanesa.

"De allí nos llevaron de regreso a Etiopía, donde esperamos un año más hasta que finalmente llegamos a Israel. Hasta el día de hoy, tengo cicatrices en la cara por las palizas que recibí en Sudán", cuenta Jirga.

"Necesitamos incorporar a personas de la comunidad [etíope] al acuerdo de normalización y las medidas de acompañamiento, para que sean socios en esto", dice. "Necesitan hablar con nosotros, aquellos cuya gente murió por miles en Sudán".


Fuente: Ynet

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario