Israel y Marruecos: ¿Otro acuerdo de paz?

 Depende a quién le preguntas

Este jueves por la noche se largó la gran noticia: el Presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció-desde su cuenta de Twitter por cierto- que Marruecos e Israel habían acordado establecer relaciones diplomáticas plenas. Lo presentó, con razón, como un avance dramático hacia la paz en Oriente Medio.

 

 

Poco después, el Primer Ministro de Israel Biniamin Netanyahu se dirigió a la ciudadanía por televisión-teniendo a su lado al Embajador norteamericano David Freedman con quien iba a prender la primera vela de Janucá- y habló de una “paz histórica” que traerá “luz”. Si bien a diferencia de Trump Netanyahu dijo que se tratará el tema de cómo entablar relaciones diplomáticas, lo dio ya como hecho tajante y aseguró que será “una paz muy cálida”.

El PM Netanyahu y el Embajador de EEUU junto al Kotel (Foto: Kobi Gideon, GPO)

 

Luego llegó no un balde de agua fría pero sí un tono un tanto distinto cuando al publicarse un comunicado oficial de Marruecos, no se manifestó compromiso ninguno con relaciones diplomáticas con Israel. Al menos, no se lo mencionó.

Lo presentado fue el regreso a las relaciones formales que existieron entre ambos países desde mediados de los años 90 hasta el 2002: oficinas comerciales y de intereses, vuelos directos entre Israel y Marruecos, bienvenida a judíos de origen marroquí y a turistas israelíes…pero no algo tan dramático como lo que se desprendía de las palabras de Trump y Netanyahu.

“De todos modos, lo que se dijo es sin duda un gran avance”, aseguró el analista de asuntos árabes del Canal 12 Ehud Yaari, recordando que además, la Cancillería marroquí había retuiteado lo escrito por Trump.

Aquí viene lo que de hecho, para Marruecos, es sin duda la pieza central del paquete: Estados Unidos reconoce la soberanía marroquí en el Sahara Occidental que Rabat anexó en 1975 al salir España de la región, lo cual no fue reconocido internacionalmente. Algunos medios israelíes dijeron que también Israel lo reconocería, pero Netanyahu ni mencionó el tema.

Más allá de la diferencia en el tono desde Jerusalem y Rabat, del hecho que Marruecos aún no sale abiertamente a festejar, es evidente que aquí hay un acuerdo pactado, aunque aún no por escrito. También el Canciller israelí Gabi Ashkenazi hizo referencia oficial al tema, destacando el gran significado del nuevo logro.

Cabe recordar que Marruecos es el país árabe más cercano-o de los más cercanos-a Arabia Saudita. En Israel se estima que la paz entre Israel y Marruecos, acercaría más el tan mencionado tema de la normalización de relaciones también entre Israel y Ryad.

Veremos.


Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario