Natalio Steiner/ Marruecos ya espera a los turistas israelíes

 El país norafricano está estrechando sus relaciones con Israel y se espera que los vuelos directos comiencen pronto.

El acuerdo firmado hace una semana con Marruecos llevó a que las dos aerolíneas israelíes El AL e Israir anunciaran que operarán vuelos directos entre los países. Los vuelos durarán unas cinco horas y se espera que la demanda sea muy alta.

Uri Sirkis, CEO de Israir, pronosticó el inicio de los vuelos hace mes y medio y en una entrevista con Israel Hayom dijo: “Nos estamos preparando para operar vuelos a Marruecos en los próximos meses”. Según Sirkis, se espera que la actividad entre los países incluya unos 20 vuelos semanales. En El Al comentaron el acuerdo y dijeron: “La compañía ha estado examinando durante mucho tiempo la viabilidad económica y operativa de operar vuelos directos a Marruecos, que se espera sean extremadamente populares entre los clientes israelíes”.

Marruecos tiene todos los modelos de turismo. Está el desierto del Sáhara y hay nieve; hay vistas espectaculares, clima cálido en Marrakech, clima frío en otras localidades. Marruecos no es barato, pero tampoco caro. En particular, es un destino que los israelíes pueden permitirse visitar. Marruecos se ha conservado auténticamente y es una de las cosas hermosas que tiene, hay lugares que tienen cientos y miles de años. Hay más de 600 tumbas judías y viajes de todos los estilos incluyendo peregrinaciones religiosas judías a tumbas de famosos rabinos.

Jackie Azran, de Casablanca, dijo a Israel Hayom sobre los sentimientos de la comunidad judía allí: “Sentimos una inmensa alegría y una felicidad indescriptible, tan pronto como escuchamos el anuncio”.

El rey Hassan II, padre del actual rey Mohamed VI, invitó a los judíos nacidos en Marruecos en la década de 1990 a regresar y hacer negocios en el país. Hay cariño por los judíos e Israel y ahora se refleja en un acuerdo histórico

Azran agregó: “Los judíos viven aquí con total seguridad y también lo harán los judíos e israelíes que vienen aquí. Puedo decir muy claramente: me siento más seguro aquí que en cualquier otro lugar del mundo. En Marruecos no hay odio entre las religiones, hay total seguridad y todo gracias al rey Mohamed VI, que estará allí. Aquí hay hermandad y amor entre todos, es un gran día y todos somos hermanos. “Todo israelí que venga a Marruecos vendrá con sus hermanos, te prometo que la relación será mucho más cálida de lo que imaginas. Cuando vas al mercado de Marrakech o Casablanca escuchas la bienvenida de los comerciantes árabes, muy aficionados a los judíos e israelíes. Por otro lado, hay muchos marroquíes que quieren visitar Israel. Estoy seguro de que habrá más marroquíes visitando Israel que israelíes visitando Marruecos. Aman mucho a Israel, sienten curiosidad por el país y realmente quieren visitarlo”.

Marruecos, cuya economía se basa en gran medida en el turismo, es uno de los destinos turísticos más buscados del mundo. Junto con una industria hotelera de larga data y algunos de los complejos turísticos más lujosos del mundo, Marruecos ofrece muchas oportunidades para un viaje en la naturaleza o en un fascinante paisaje humano. Las principales ciudades del país, Marrakech, Agadir, Fez y Rabat cuentan con una gran cantidad de coloridos mercados, incluidos los mercados nocturnos que ofrecen delicias locales y modernos centros comerciales.

Al igual que Israel, Marruecos tiene muchas formaciones paisajísticas, incluido el vasto y vasto desierto del Sáhara, las montañas del Atlas, donde se esconden cientos de pequeñas aldeas, bosques de robles y picos nevados. La costa mediterránea de Marruecos está salpicada de playas doradas y ciudades antiguas. La costa atlántica de Marruecos ofrece paisajes y playas salvajes. Desde lo gastronómico, el país ofrece un variado menú de comidas orientales y diversos sabores de las especias africanas.

Todo indica que la relación entre los países se estrechará a través de los vínculos invisibles que el turismo suele tejer.

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario