Natalio Steiner/ Se triplicaron los crímenes de odio en EE. UU.

 Según un informe del FBI, hubo en EE. UU. 953 casos de antisemitismo solo en el año 2020. Según la Liga Antidifamación solo entre entre 2012 y 2019 se triplicó el número de incidentes antisemitas en los campus universitarios, algo que se ha transformado en un verdadero problema en crecimiento.

Según el FBI, el número de crímenes de odio contra judíos cometidos en 2020 en los EE. UU. es un récord desde 2008. Más de 953 de ellos han sido identificados como claramente crímenes de odio contra judíos (alrededor del 60%).

El informe se basa en datos obtenidos voluntariamente y, por lo tanto, muchos estiman que la cantidad de crímenes contra los judíos es, de hecho, mucho mayor. Le sigue una brecha considerable, los delitos anti-islámicos (13.3%) y los delitos contra miembros de otras religiones (6.5%). El resto de los datos trata de delitos contra las corrientes religiosas (católicos, sijs, mormones, hindúes, budistas, etc.)

Para los involucrados en el tema los datos no son sorprendentes. La organización estudiantil judío-estadounidense Hillel informó de 178 incidentes antisemitas en los campus el verano pasado.

En estos días, a la luz de la situación descrita en el informe, las Federaciones Judías de América del Norte (JFNA) están trabajando para promover un movimiento horizontal para aumentar el presupuesto de seguridad para las instituciones religiosas (judías y no judías). La organización está pidiendo a la administración 360 millones de dólares, cuatro veces más que el presupuesto del año pasado, para hacer frente a los desafíos de seguridad que enfrenta la comunidad.

Los senadores Kirsten Gillibrand, Rob Portman, Jackie Rosen, James Lankford y Gary Peters escribieron a los miembros del Subcomité de Seguridad Nacional sobre el tema: “Las instituciones religiosas comunitarias han sido víctimas de la violencia demasiadas veces… Varias evaluaciones de la situación con respecto a la amenaza de delitos de odio”.Los extremistas demuestran que representan una amenaza mortal para las comunidades religiosas y la comunidad judía en particular, y es probable que continúen siendo una amenaza a la luz de la dificultad para identificar a los autores individuales.

Si bien los crímenes de odio contra los judíos, como se mencionó, son la gran y abrumadora mayoría de tales incidentes, es importante señalar que la misma actividad para obtener los fondos necesarios es para las instituciones religiosas y religiosas en general.

Eric Fingerhut, presidente de la Federación Judía de América del Norte, dijo: “2019 ha sido un año récord, con tres ataques mortales contra comunidades judías. Durante décadas hemos estado luchando para asegurar estas subvenciones de seguridad para proteger a las comunidades de las amenazas terroristas y la violencia extrema. Hoy, en la atmósfera actual nos complace tener representantes en el Congreso que trabajarán para aumentar los fondos para las subvenciones”, dijo en un reportaje publicado en el periódico israelí Israel Hayom.

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario