Posponen para la próxima semana votación para disolver la Knéset

 La Knéset no votará esta semana la iniciativa de ley para disolver la legislatura y llevar a Israel a nuevas elecciones, luego de que el partido Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu demoró su discusión.

Se tenía previsto que la iniciativa, respaldada por el partido Kajol Lavan del ministro de Defensa Benny Gantz, se sometiera a votación el lunes, pero el presidente del Knéset, Yariv Levin, del Likud, cambió la votación para este martes, de acuerdo con información de The Times of Israel.

Posteriormente este día, aproximadamente 60 legisladores del Likud y sus aliados presentaron solicitudes para presentar posicionamientos ante el pleno, mientras que los partidos religiosos solicitaron que la sesión terminara a las 4 p. m. para dar a los legisladores el tiempo suficiente para asistir a las respectivas ceremonias de encendido de velas de Janucá.

Como resultado, la sesión terminó el martes sin que se pudiera presentar la primera de tres lecturas de la iniciativa que necesitan aprobarse para disolver la Knéset, que tendrá que esperar hasta la próxima semana.

Los legisladores del Likud dicen que están interesados ​​en retrasar la votación para dar espacio a posibles negociaciones que eviten nuevas elecciones en Israel.

Reportes indican que el Likud estaría exigiendo que Gantz renuncie a la cláusula de su acuerdo de coalición que le permite reemplazar a Netanyahu como primer ministro el próximo noviembre de 2021, una demanda que es poco probable que acepte el ministro de Defensa.

El Likud ha retrasado la aprobación de un presupuesto de 2021, el único vacío legal en el acuerdo de coalición que evitaría que Gantz se convierta en primer ministro, lo que ha llevado al Kajol Lavan a impulsar mejor la disolución de la Knéset, al considerar que el gobierno de coalición ya no funciona y se necesitan nuevas elecciones.

No obstante, más allá de esta iniciativa de ley, la Knéset se disolverá de forma automática el 23 de diciembre si para esa fecha no se aprueba el presupuesto estatal, que ha sido pospuesto desde hace meses.

La iniciativa de disolución de la Knéset de Kajol Laván también incluye una serie de cláusulas que no cuentan con el respaldo del Likud.

En ella se busca recortar la financiación de los partidos en un 10% e instituir requisitos de transparencia en los anuncios de las campañas. Según la iniciativa, las partes deberán identificarse en todos los anuncios, en línea e impresos, que patrocinen.

Las cláusulas cuentan con el apoyo de los partidos de izquierda y de la oposición, pero no del Likud y otros partidos de derecha.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario