Cuatro partidos conspiran contra Netanyahu con acuerdos de voto

En señal de una posible cooperación futura en el próximo gobierno, cuatro partidos cuyos líderes son contrarios a que Benjamin Netanyahu continúe como primer ministro  tomaron medidas que podrían ayudar a derrocarlo.

POR GIL HOFFMAN

El presidente de Yamina, Naftali Bennett, y el presidente de Tikvá Jadashá, Gideon Sa’ar, firmaron el lunes un acuerdo de reparto de votos por excedente entre sus dos partidos. Horas más tarde, el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, y el presidente de Yisrael Beytenu, Avigdor Lieberman, firmaron un acuerdo similar, informó The Jerusalem Post.

Al firmar entre sí, los cuatro partidos han complicado las cosas para el Likud de Netanyahu, que podría quedarse sin acuerdo por primera vez desde 2003.

Los acuerdos de voto compartido, que se utilizan ampliamente en las elecciones israelíes, permiten a los partidos garantizar que los votos adicionales que ganen y que no sumen lo suficiente para un escaño en la Knéset no se desperdicien. En su lugar, se permite a un partido transferir esos votos a través de un acuerdo especial con otro partido.

Según la ley, los votos restantes combinados van al partido más cercano a ganar otro escaño y, a menudo, son suficientes para agregar ese escaño a su cuenta, lo que los hace potencialmente decisivos en una contienda reñida.

Los acuerdos generalmente se firman entre partidos política o ideológicamente cercanos. El secularista de derecha Yisrael Beytenu ya firmó acuerdos con el Likud, pero el líder del partido, Avigdor Lieberman, se peleó con Netanyahu después de las elecciones de abril de 2019. Firmó un acuerdo antes de las elecciones de septiembre de 2019 con la alianza centrista Kajol Laván, de la que Yesh Atid formaba parte en ese momento, publicó The Times of Israel.

El método para calcular quién obtiene los votos excedentes se llama Ley Bader-Ofer, en honor a los legisladores Yohanan Bader de Gahal y Avraham Ofer de Alineación – de los precursores del Likud y Laborista, respectivamente – que la propusieron en 1973. El plazo para que los partidos firmen acuerdos de voto compartido es el 12 de marzo, 11 días antes de las elecciones del 23 de marzo.

Se ha especulado que Tikvá Jadashá y Yamina terminarán apareciendo juntos en una lista y se espera que los aliados ultraortodoxos de Netanyahu, Shas y Judaísmo Unido de la Torá (UJT, por sus siglas en inglés), firmen un acuerdo entre sí.

Yamina ha tenido problemas para llegar a un acuerdo con el Partido Unión Nacional del legislador Bezalel Smotrich, que se postuló junto con Yamina en las últimas elecciones. Smotrich solicita cuatro puestos entre los ocho candidatos principales de la lista y la promesa de unirse solo a un gobierno de derecha. También ha rechazado la idea de Bennett de dejar de lado la ideología en cuestiones diplomáticas mientras se enfrentan al coronavirus y sus consecuencias.

Debido a las dificultades con Smotrich, fuentes en Yamina dijeron el lunes que están negociando con el ministro de Asuntos de Jerusalén del Partido Bayit Yehudí, Rafi Peretz, quien también se postuló junto con Yamina la última vez, pero dejó la facción para ingresar al gabinete de Netanyahu. Bayit Yehudí llevará a cabo una primaria de liderazgo en dos semanas. No está claro si Peretz participará.

Durante los últimos dos días, se anunciaron tres nuevos partidos que participarán en las elecciones: un partido de veteranos liderado por el ex diputado laborista Danny Yatom, el “Partido de la Unidad” liderado por el ex diputado laborista Michael Bar-Zohar y el “Partido Demócrata”, registrado por un grupo de manifestantes anti-Netanyahu liderados por el científico del Instituto de Ciencia Weizmann Udi Shapira.

El Comité de la Cámara de la Knéset decidió el lunes que el receso de la Knéset para las elecciones comenzaría el miércoles. El comité nombró al legislador de Yesh Atid Elazar Stern como jefe del Comité de Control Estatal de la Knéset en lugar de Ofer Shelah, quien renunció a la Knéset la semana pasada, y a la legisladora Yael Ron Ben-Moshe de Kajol Laván como jefa del Comité de Ciencia y Tecnología de la Knéset en el lugar de Einav Kabla, quien renunció a la Knéset el domingo.

El Likud ha firmado acuerdos de reparto de votos con Yamina u otras facciones religiosas nacionales en las últimas cinco elecciones.

El acuerdo del lunes se produjo cuando Yamina se alejó del Likud. Pero mientras que Sa’ar ha prometido repetidamente que no formará parte de una coalición con Netanyahu, el jefe de Yamina, Naftali Bennett, no ha rechazado por completo a su antiguo aliado, diciendo que pretende reemplazarlo como primer ministro, pero no ha descartado servir con o debajo de él en una coalición.

A pesar de disfrutar de una ventaja en las encuestas recientes, el Likud, Shas y UJT de Netanyahu carecen de un camino claro para formar la próxima coalición, debido a la animosidad de los otros partidos de derecha.

Por el contrario, varios conjuntos de partidos anti-Netanyahu (Tikvá Jadashá, Yamina, Yesh Atid, Israelim, Yisrael Beytenu, Meretz y Kajol Laván) podrían reunir una mayoría entre sí. Sin embargo, dado que abarcan todo el espectro político de derecha a izquierda, no está claro si estarían de acuerdo en sentarse juntos en el gobierno.

El mes pasado se convocaron nuevas elecciones, las cuartas desde abril de 2019, después de que el gobierno de poder compartido del Likud y Kajol Laván no lograra acordar un presupuesto antes de la fecha límite del 23 de diciembre.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario