Desde Samaria, una visión optimista sobre la asunción de Joe Biden

 Con Dani Dayan, ex Cónsul General de Israel en Nueva York

A Dani Dayan, nacido en Argentina y radicado en Israel a los 15 años, siempre es interesante escucharlo. Claro, firme, con amplio dominio de los temas, y siempre dispuesto al diálogo.Y resulta especialmente interesante, estos días, escuchar lo que suena como una postura bastante optimista-aunque con cautela-respecto a la relación que le espera a Israel con Estados Unidos en la nueva era de la administración Biden.

¿Por qué “especialmente interesante”? Porque Dani Dayan encabezó años atrás el Consejo YESHA, o sea el marco representativo de la  población judía en Judea y Samaria, y él mismo vive en el asentamiento Maale Shomron. Biden, cabe recordar, fue durante 8 años el Vicepresidente de Barack Obama, que no sólo políticos sino también varios analistas universitarios recuerdan como “obsesivo” en el tema palestino. Fue su exigencia de un congelamiento absoluto de toda construcción israelí en los asentamientos lo que hizo subir a los palestinos a un árbol tan alto del que no podían bajar para sentarse a negociar con Israel.

Al asumir Joe Biden la Presidencia, es más que oportuno hablar con Dani Dayan que hace tan solo medio año volvió de Estados Unidos tras desempeñarse allí como Cónsul General de Israel en Nueva York. Este es su análisis.

 

Biden e Israel

P: Dani, conoces a fondo la relación israelo norteamericana. ¿Qué piensas y sientes hoy, al iniciarse la nueva era, la Presidencia de Biden en Estados Unidos?

R: Yo creo que Joe Biden y Kamala Harris son quizás el mejor dúo que Israel podía esperar en el partido Demócrata .Claro que todo será muy distinto de la relación que hubo con la administración Trump . Pero dado que en la nueva administración hay un Presidente y una Vicepresidenta con predisposición positiva hacia Israel, que tienen cariño por Israel y tienen interés en mantener la alianza sólida y fuerte que existe con Israel. Yo veo en este cambio de mando una oportunidad y no una crisis.

P: ¿Oportunidad para corregir errores? ¿De ambas partes?

R: Oportunidad de mejorar las relaciones con el Partido Demócrata, que en los últimos 8 años no han sido muy buenas. Quizás en los últimos 12 años, o sea tanto durante las presidencias de Obama como  luego, cuando estuvo Trump.

Hay quienes dicen que la presidencia de Biden será una tercera presidencia de obama, pero yo lo dudo. Aunque fue su vicepresidente y muy leal a él, veo más similitud con Clinton que no Obama.

P: Cuando se habla de la relación entre Clinton e Israel, hay un elemento que no existió nunca con Obama: un sentimiento de cercanía, de afinidad, un cariño especial.

R: Exactamente. Y no es que con Clinton no hayamos tenido diferencias , las tuvimos, pero la atmósfera era completamente diferente, de diálogo. Y creo que con Biden estos elementos serán más notorios todavía. Biden es un hombre que ama a Israel y creo que podremos mantener con él una relación fructífera, no sin diferencias de opinión, también con alguna crisis eventual, pero estoy seguro que en una atmósfera de diálogo y trabajo.

P: ¿Cómo analizar el significado de los nombramientos que ha hecho?

R: Hace unas semanas Biden tenía que tomar una decisión estratégica, si dar puestos a gente del ala radical del partido Demócrata-que se presentan como progresistas, pero son radicales- o sea gente como Elizabeth Warren, Bennie Sanders, o si va a la corriente centrista del partido y nombra solamente a gente moderada que puede colaborar y buscar entendimientos con Republicanos moderados. Y quedó muy claro que optó por la segunda opción, fue al centro.  Buscó una administración de consenso que pueda trabajar también con moderados en el partido Republicano.

Me parece que tanto Israel como Biden tienen un interés común: debilitar al ala radical en el partido Demócrata, que no es solamente anti israelí sino inclusive antisemita.

P: ¿Algún ejemplo especial que destacarías?

R: El Secretario de Estado Antony Blinken-que es judío, aunque eso no necesariamente es indicio de nada- compareció ante el Senado cuando comenzaron las deliberaciones sobre su confirmación. Lo miré y escuché completo, y me inspiró mucho optimismo su declaración clara que Jerusalem es la capital de Israel y que la Embajada quedará en Jerusalem. Además, en el tema de Irán, declaró que consultarán con sus aliados en Medio Oriente,lo cual incluye por supuesto a Israel, antes de tomar decisiones al respecto.

Antony Blinken, nuevo Secretario de Estado, en su foto oficial de cuando era Subsecretario en la administración Obama
(Foto: Departamento de Estado)

 

Por su parte, la designada como Directora de Inteligencia dijo que el camino retorno al acuerdo nuclear es aún largo y arduo y que habrá consultas con Israel y los aliados árabes en Medio Oriente. Eso me hace sentir optimista. No quiere decir en absoluto que no vayamos a tener decepciones en el camino, pero es un buen comienzo.

P: Por otro lado, hay nombramientos de gente que participó en las negociaciones con Irán en la administración Obama y eso es problemático.

R: Es verdad. Bajo el Secretario de Defensa y el Asesor de Seguridad Nacional y director de la CIA hay gente que estuvo muy involucrada en las negociaciones con Irán, pero sus superiores menos. Israel va a tener que hacer un trabajo diplomático delicado en esas cuestiones y navegar adecuadamente. Espero que lo sepamos hacer. Si Gideon Saar, a cuyo partido como sabes me he incorporado, es el próximo Primer Ministro, le ayudaré mucho con mis conexiones con el partido Demócrata , que son numerosos.

 

Resumiendo la relación con Trump

P: Dani, ha terminado la era Trump y bien sabemos que Israel tuvo una muy buena relación con él. ¿No te parece que por otro lado inspira un sentimiento problemático ver cómo terminó su Presidencia en términos internos de la democracia norteamericana?

R:  Trump fue para Israel un milagro diplomático y un accidente para la democracia y la higiene política de Estados Unidos. Sin ninguna duda. Es un dualismo con el que tenemos que vivir y al que tenemos que entender. Durante los 4 años de la presidencia de Trump nunca fui admirador del estilo de Trump pero al mismo tiempo siempre estuve muy agradecido por los pasos que dio por la seguridad de Israel.

P: ¿Te da mala sensación saber que esa relación tan cercana de Netanyahu con Trump fue con un Presidente tan polémico?

R: En política internacional a veces hay cuestiones de ese tipo. Pero eso lo juzgará la historia.

P: Y cuando viste el ataque al Capitolio el  6 de enero..¿qué pensaste?

R: Que fue algo tremendo, una aberración. Me dolió mucho por Estados Unidos.

¿Se mantendrán los logros?

P: ¿Te parece que Biden cambiará algo de lo hecho por Trump en el tema de Israel y la región?

R: Lo de Jerusalem, como mencionamos antes, ya lo aclaró el Secretario de Estado Antony Blinken. No creo que vayan a revocar el reconocimiento de la soberanía israelí en los Altos del Golán. Lo más interesante es qué puede pasar con el “plan del siglo” que Trump había presentado. Está claro que Biden no lo va a implementar. Pero yo siempre digo que una declaración, y más que nada un documento escrito de un Presidente de Estados Unidos, no muere. En algún escenario futuro puede reaparecer.

P: ¿Y los acuerdos de Abraham?

R: Espero que la administración Biden los continúe, pero veo un obstáculo en el camino: su actitud ante Arabia Saudita. Seguro que Biden no es un gran hincha de Arabia Saudita, a diferencia de Trump. Espero que eso no sea un obstáculo para la posibilidad de normalización porque sería un grave error no continuar con el empuje que dio el primer acuerdo, con los Emiratos Árabes Unidos.

Un nuevo camino

P: Dani, recientemente decidiste sumarte al partido “Tikva Jadasha” –que significa “Nueva esperanza”- formado por el ex ministro y ex diputado del Likud Gideon Saar que se fue del partido criticando seriamente al Primer Ministro Netanyahu. ¿Cómo te estás sintiendo al respecto?

"Bienvenido Dani Sayan al equipo", dice el anuncio cuando se confirmó la incorporación al partido de Gideon Saar

 

 

R: Me siento bien. Di este paso porque vi con mucha preocupación cómo se estaban llevando adelante las cosas en Israel. Lo vi cuando estaba aún en mi cargo diplomático en Estados Unidos. Y al volver, no me sentía orgulloso con la manera en que Netanyahu conduce la política israelí. Y cuando Gideon Saar formó su partido, tuve claro que yo lo votaría, porque siento que es una nueva esperanza para la política israelí. Y cuando me pidió ser candidato, acepté enseguida

 

P: Si bien por ahora lo que hay son sólo encuestas, si se concretan, es seguro que serás electo diputado ¿no?

R: Me imagino que sí.

P: ¿Realmente te parece factible que Gideon Saar sea el próximo Primer Ministro?

R: Sí, sin duda. La razón por la que vamos por cuarta vez a elecciones, en una situación de tanta inestabilidad, es que Netanyahu no puede formar gobierno. Saar sí podrá. Claro está que por ahora vemos sólo encuestas, pero yo creo que tendrá inclusive varias opciones para formar un gobierno estable del que podamos estar orgullosos.

P: Lo que no entiendo es por qué se presentan como “partido de centro y derecha”. Saar tiene posiciones mucho más de derecha política que Netanyahu en el tema palestino, es mucho más ideológico que él en esa dirección.

R: Es cierto que Saar tiene una columna vertebral más fuerte que la de Netanyahu en lo ideológico, pero somos un partido liberal en la tradición de Menajem Begin , Itzja Shamir y hasta diría Jabotinsky. Es una ideología nacional liberal .

P: Más que nada en temas socio-económicos…

R: Y volviendo al tema original y central de esta entrevista ¿cómo se llevaría Saar con Biden?

R: Nuestras posiciones en temas de política son muy claras .Y estoy segura que podremo trabajar con la administración Biden sin el sobrepeso de una adhesión casi total al partido Republicano como la que tenía Netanyahu.


Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario