Gobierno de Biden: ¿Tercer mandato de Obama?

El ascenso de la administración Biden y la situación actual de Estados Unidos suscitan más preocupaciones que esperanzas.

El columnista del New York Times, Bret Stephens, ha publicado esta semana un amplio ensayo sobre la política de Estados Unidos en Oriente Medio, y su consejo para el nuevo presidente es: “Por favor, no estropee los Acuerdos de Abraham”.

Pero una parte más interesante del artículo es su descripción del ascenso de Israel en Oriente Medio y el retroceso e imprudencia de Estados Unidos.

El ascenso de Israel desde el bombardeo del reactor nuclear en Siria en 2007 se ha producido principalmente bajo el timón del primer ministro Benjamin Netanyahu. Mientras que el objetivo de acabar de facto con el conflicto árabe-israelí se logró conjuntamente, con el impulso del presidente Donald Trump. Tanto Netanyahu como Trump actuaron en contra de las percepciones institucionales globalmente aceptadas.

El logro se produjo después de dos mandatos del ex presidente estadounidense Barack Obama, que actuó en contra de los intereses nacionales de Estados Unidos, y especialmente de los países de Oriente Medio. Ahora el presidente electo Joe Biden parece iniciar el tercer mandato de Obama.

Está siendo utilizado por los fanáticos de un partido político que se basa en las mentiras del racismo sistemático en la sociedad. El partido republicano, la derecha, los conservadores, todo lo que se identifica como “blanco” cae bajo la ideología democrática de la “supremacía blanca”. Al menos en el mejor de los casos. En el peor de los casos: “nazismo”.

La cofundadora de Black Lives Matter, Alicia Garza, ha publicado recientemente un libro. El movimiento revolucionario es el motor trasero del partido demócrata. Para ella, el nuevo movimiento negro radical es una generación de activistas que “está siendo moldeada por el consenso conservador y el ascenso al poder de la derecha”.

Esto, 32 años después de la retirada del presidente Ronald Reagan y tras los largos mandatos de los presidentes demócratas Bill Clinton y Barack Obama, que obviamente era de izquierdas. Según la visión del mundo de Garza, ella ve “un aumento de las represiones, un repliegue del racismo sistémico y formas de capitalismo cada vez más depredadoras”. Un crítico del libro escribió que el objetivo de Garza es nada menos que desarraigar, transformar y reconstruir radicalmente a Estados Unidos tal como se refleja en su visión.

Biden es considerado un pragmático, pero hasta ahora ha habido fuerzas más fuertes que él en el partido demócrata. Volver al acuerdo nuclear parece más una creencia de la élite obamista del partido que parte de la reexaminación de la política estadounidense en Oriente Medio.

Si Estados Unidos vuelve al acuerdo nuclear, las relaciones entre Israel y los países árabes se verán reforzadas, especialmente con los de los Acuerdos de Abraham. Mientras tanto, Estados Unidos nos acercará al peligro de la guerra.

Biden tiene tanto en su plato para rehabilitar el funcionamiento interno del país y hacer frente a la pandemia, que es muy probable que evite arreglar lo que no sólo no está roto, sino que de hecho funciona bien. Restablecer el acuerdo nuclear no será visto como un éxito sino como una rendición. Éxito: eso es lo que todo el mundo desea para el nuevo presidente. Hay una forma segura de tener éxito en Oriente Medio, y desde luego no es a través de Teherán.


Por: Amnon Lord en Israel Hayom

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario