Alcalde de Jerusalén advierte a los árabes: sin vacuna no hay mezquita

 Preocupado por las bajas tasas de vacunación entre los árabes de la ciudad, el alcalde Moshe Lion dice a los líderes locales que tal vez se impida la entrada a algunos lugares a los residentes no vacunados

El alcalde de Jerusalén, Moshe Lion, advirtió a los funcionarios árabes locales en la ciudad que a los residentes no vacunados no se les podrá permitir ir a mezquitas, escuelas u hoteles, en grabaciones de audio publicadas el lunes, informó The Times of Israel.

La reunión entre el alcalde y los jefes de varios barrios árabes de la ciudad se llevó a cabo en medio de las preocupaciones por las bajas tasas de vacunación en Jerusalén Este.

“Se harán un favor a sí mismos, no me lo hacen a mí”, se puede oír a Lion decir en la llamada del domingo con los jefes de barrio. “Si no quieren vacunarse, no se vacunen, pero no se les permitirá entrar a los hoteles, ni a las mezquitas, ni a las escuelas, y luego dirán: ‘¿Por qué no nos lo dijiste?’ “

La legalidad de evitar que las personas no vacunadas asistan a reuniones o vayan a trabajar aún está en debate mientras el país lucha por agregar incentivos a su programa de vacunación líder en el mundo, que ha estado perdiendo impulso.

Lion dijo que los residentes de la ciudad eran “indiferentes” al programa de vacunación y era necesario llamarlos y decirles que fueran a vacunarse.

“Pronto estarán bajo presión cuando todos regresen al trabajo y les digan: ‘Hola, detente, no te vacunaste, ahora quédate en casa’”, dijo Lion.

“Recuerden lo que les digo, amigos: quien no se vacune no podrá volver a la rutina normal”, dijo Lion.

Según el informe, los funcionarios árabes no identificados en la llamada estuvieron de acuerdo con Lion.

“El Ramadán es dentro de un mes, mes y medio. Si no se vacunan, no ingresarán a la mezquita. Si no se vacunan, no irán a un hotel. Si no se vacunan, no subirán a un tren. Si no se vacunan, no irán a los centros de salud. Así es como debería ser”, dijo un líder comunitario.

Se dice que los funcionarios de salud están profundamente preocupados por la próxima fiesta de Ramadán, un momento para grandes reuniones, combinado con bajas tasas de vacunación y con la cepa británica altamente contagiosa del virus desenfrenada.

Según los datos publicados por Noticias Kan, Jerusalén Este es una de las localidades árabes con las tasas de vacunación más bajas del país, con solo el 13 por ciento de todos los residentes recibiendo su primera inoculación. En comparación, la tasa de vacunación con la primera inyección es del 20% en Rahat, 26% en Taibeh, 30% en Umm al-Fahm, 32% en Nazaret, 41% en Shfaram y 43% en Tamra.

Las grabaciones se publicaron horas después de que el alcalde de la ciudad de Yavne, en el centro de Israel, anunciara que todo el personal docente tendría que vacunarse para seguir dando clases en las instituciones educativas de la ciudad.

“Para garantizar la seguridad de los niños de la ciudad, las instituciones educativas estarán prohibidas para el personal docente que se niegue a vacunarse”, dijo Zvi Gov-Ari.

Gov-Ari agregó: “El personal docente que no está vacunado se pone en peligro a sí mismo y a sus estudiantes”.

Mientras tanto, Hay Galis, director ejecutivo de BIG Shopping Centers, dijo que todos los empleados de la cadena de centros comerciales deben estar vacunados, con ambas dosis, o se les negará la entrada a las oficinas de la empresa.

Con la campaña de vacunación de Israel desacelerándose debido al colapso de la demanda, el Ministerio de Salud y algunas empresas privadas están buscando formas de incentivar a los israelíes para que vayan y se vacunen.

Israel ha tenido como objetivo distribuir 200.000 inyecciones al día, pero aunque todos los mayores de 16 años ahora son elegibles para la vacuna, la demanda es apenas de la mitad de ese total.

El jueves, el ministro de Energía, Yuval Steinitz, propuso avanzar en una legislación que obligaría al público a vacunarse o enfrentar medidas punitivas, según un informe de televisión. Conmocionados por la sugerencia, otros ministros no apoyaron a Steinitz.

El Ministerio de Salud dijo el lunes por la noche que 3,516,242 israelíes habían recibido su primera vacuna y 2,130,652 también habían recibido la segunda dosis.

Un alto funcionario del mayor proveedor de servicios de salud del país acusó a las “noticias falsas” en línea de difundir el escepticismo sobre las vacunas.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario