El gobierno de Biden es el tercer mandato de Obama

Hay quienes se preocupan porque el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aún no ha cogido el teléfono para llamar al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Les preocupa que esto pueda significar una nueva frialdad por parte de Estados Unidos hacia Israel.


A lo que uno sólo puede preguntarse: ¿En qué planeta vive esta gente?

Porque Israel apenas necesita la ausencia de una llamada telefónica para saber que tiene un grave problema con el nuevo ocupante de la Casa Blanca.

La administración Biden ha reanudado la financiación a la UNRWA, ha reabierto la misión de la Autoridad Palestina en Washington y se ha vuelto a comprometer con la “solución de los dos Estados”. Así, ha vuelto a dar poder a la agenda palestina de demonizar y chantajear a Israel para destruirlo, y ha otorgado a los palestinos un estatus mientras lo hacen.

También ha dicho que quiere volver al desastroso acuerdo nuclear iraní de 2015, negociado por el ex presidente Barack Obama, cuyos términos permitieron al régimen obtener armas nucleares con sólo un breve retraso, al tiempo que permitían que el dinero fluyera para financiar su guerra contra Israel y Occidente.

Aunque la administración dice actualmente que Irán debe volver primero al “pleno cumplimiento”, el continuo incumplimiento de ese acuerdo por parte del régimen al aumentar su número de centrifugadoras avanzadas para enriquecer uranio sugiere que cree que Estados Unidos pronto cederá.

Esto se debe, sin duda, a los movimientos instantáneos de Biden contra los enemigos de Irán en el Golfo. Estos movimientos incluyen la pausa “temporal” de Estados Unidos en la venta de F-35 a los Emiratos Árabes Unidos y su “reanálisis” de la designación por parte de la administración Trump de los hutíes respaldados por Irán en Yemen, contra los que Arabia Saudita está luchando, como una organización terrorista.

Más reveladores aún son algunos de los nombramientos de Biden. El nuevo enviado estadounidense a Irán, Robert Malley, blanqueó la duplicidad de Yasser Arafat en Camp David y, como ha observado el senador Tom Cotton (republicano), “tiene un largo historial de simpatía por el régimen iraní y de animadversión hacia Israel”.

Más siniestro aún es el nombramiento de Maher Bitar como director principal de inteligencia en el Consejo de Seguridad Nacional. Activista antiisraelí de larga data, pasó años promoviendo el movimiento BDS y sus campañas. Cuando era estudiante, en 2006, formó parte de la junta ejecutiva de la venenosa organización Estudiantes por la Justicia en Palestina, vinculada a la Hermandad Musulmana, que persigue a los estudiantes judíos en el campus y difunde propaganda antisemita.

Como señaló Daniel Greenfield en FrontPage, mientras estudiaba en Gran Bretaña en el Centro de Estudios sobre Refugiados de Oxford, Bitar escribió en un documento que la “existencia política de Israel como Estado es la causa de la desposesión y la falta de Estado de los palestinos”.

En otras palabras, lejos de abogar por una solución de dos Estados, Bitar piensa que Israel -el principal aliado de Estados Unidos en Oriente Medio- no debería existir en absoluto.

Sin embargo, este individuo manejará ahora algunos de los servicios de inteligencia más clasificados de los que dispone Estados Unidos. Decidirá qué información comparte la comunidad de inteligencia estadounidense con los servicios de inteligencia extranjeros.

Como observa Greenfield, dada la forma en que la administración de Obama espió a Israel cuando la NSA espió las comunicaciones de los líderes israelíes durante el período previo al acuerdo nuclear con Irán, existe ahora un peligro real de que, bajo Bitar, Estados Unidos pueda obstruir los esfuerzos israelíes para reducir el programa nuclear iraní.

Por lo tanto, Israel se encuentra ante una administración que es una amenaza activa para su seguridad, hasta el punto de que Jerusalem debe estar concluyendo que ya no puede compartir su inteligencia más sensible con Estados Unidos.

Al mismo tiempo, fuentes de la administración han tratado de desprestigiar a una experta en cibernética judía estadounidense con la acusación de doble lealtad. Anne Neuberger, directora de ciberseguridad de la Agencia de Seguridad Nacional, fue nombrada por Biden como asesora adjunta de seguridad nacional para cibernética y tecnología emergente en el Consejo de Seguridad Nacional.

Los “expertos en seguridad nacional” informaron entonces al sitio web de Mother Jones de sus “preocupaciones” por el hecho de que la fundación de su familia había donado dinero al AIPAC.

Mother Jones consideró oportuno enumerar las importantes actividades benéficas de la familia Neuberger en la comunidad judía y sus conexiones con el AIPAC antes de informar sobre la afirmación de estos expertos anónimos de que el gobierno israelí mantiene “una agresiva campaña de espionaje contra Estados Unidos y tiene un profundo interés en la política cibernética estadounidense”.

Sin embargo, tras haber desplegado el arma de la doble lealtad contra un funcionario judío, la administración anunció que “adopta y defiende” la definición de antisemitismo elaborada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto.

Los ejemplos relacionados con Israel que ofrece esta definición, incluyendo la comparación de Israel con los nazis, el calificar a Israel de racista y la aplicación de un estándar a Israel que no se aplica a otros países, han hecho que los judíos progresistas que atacan a Israel se opongan a ella.

En consecuencia, su adopción por parte de la administración ha encantado a los judíos que apoyan a Israel. Sin embargo, los acontecimientos ya han sugerido que es un gesto sin sentido.

Además de la difamación contra Neuberger, un ejemplo es el libelo de las vacunas: la afirmación de que Israel se resiste a su obligación legal de proporcionar vacunas COVID a los árabes palestinos en los territorios en disputa. De hecho, no tiene esa obligación legal; sin embargo, sí ha proporcionado a los palestinos vacunas y otros equipos de protección contra el virus cuando lo han solicitado.

Negar todo esto promueve la mentira de que los judíos de Israel están ayudando deliberadamente a causar la propagación de la enfermedad y la muerte entre los árabes palestinos al negarse a poner a su disposición una vacuna que salva vidas.

De este modo, se hace eco de la espantosa historia de los libelos de sangre antisemitas a lo largo de los siglos: acusaciones de que los judíos han envenenado pozos, han asesinado a cristianos para consumir su sangre o han propagado de otro modo la muerte y la enfermedad en el mundo.

Esto presenta a los judíos como el mal, una amenaza mortal para los demás y una plaga para la humanidad. Incita el impulso de erradicar tal mal, que a lo largo de los siglos causó innumerables masacres, pogromos y, finalmente, el intento nazi de eliminar al pueblo judío de la faz de la tierra. Y presentar a los judíos israelíes como un mal similar alimenta exactamente el mismo impulso de destruirlos.

Sin embargo, la congresista Rashida Tlaib (demócrata de Michigan), que habitualmente ataca a Israel y apoya el BDS, dijo en un programa de noticias: “Creo que es realmente importante entender que Israel es un estado racista y que negarían a los palestinos, como mi abuela, el acceso a una vacuna, que no creen que sea un ser humano igual que merece vivir, que merece poder ser protegido por esta pandemia global”.

Este odioso conjunto de falsedades se ajusta a la definición de alianza del antisemitismo. Sin embargo, la dirección demócrata no ha tomado ninguna medida para censurar a Tlaib o a otros miembros de “la brigada” de congresistas que hacen regularmente comentarios antiisraelíes o antijudíos. En cambio, la administración Biden ha nombrado a personas que simpatizan con los enemigos antisemitas e incluso genocidas contra Israel.

La adopción de la definición de alianza forma parte de la estrategia de la administración de sembrar la confusión mental para cubrir sus huellas antiisraelíes. Esta estrategia ha sido señalada por Alex Joffe, del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos de la Universidad de Bar-Ilan, quien dice que fue una firma del mandato del ex presidente Barack Obama.

Escribe que el enfoque “descarado y de doble cara” de la administración Biden es “clásico de Obama”. Implica un “amplio apoyo retórico a Israel” destinado a engañar a los demócratas y a algunos judíos estadounidenses, lo que “crea disonancia cognitiva y parálisis cuando se aplican políticas reales que afectan negativamente a Israel”.

También implica renunciar a la influencia, como la eliminación de las sanciones o la reanudación de la financiación de organizaciones como la OMS, la UNWRA y la Autoridad Palestina, pero caracterizando esos movimientos como un medio para recuperar la influencia a través del compromiso directo.

Como algunos siempre temimos sobre el resultado de las elecciones presidenciales, éste se está convirtiendo en el tercer mandato de Obama. Y una vez más, Israel se encuentra solo en un campo de minas diplomático en el que amigos y enemigos se confunden en una bruma de pesadilla.

Por Melanie Phillips, periodista, locutora y autora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente es columnista de “The Times of London”, y sus memorias personales y políticas, “Guardian Angel”, han sido publicadas por Bombardier, que también publicó su primera novela, “The Legacy”. Visite melaniephillips.substack.com para acceder a su obra.


Fuente: Arutz Sheva / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario