Putin ordena mes no laborable para frenar el coronavirus en Rusia bajo pena de hasta 7 años de cárcel

El presidente Vladimir Putin ordenó el jueves a la mayoría de los rusos que no trabajaran hasta finales de mes como parte de un paro económico parcial para frenar la propagación del coronavirus.


En un discurso televisado a la nación, Putin dijo que estaba extendiendo la política de no trabajar que ordenó a principios de esta semana hasta finales de abril. Hizo hincapié en que todos los empleados deben seguir ganando sus salarios regulares durante el período.

Putin dijo que algunas industrias esenciales seguirán funcionando, y las tiendas de comestibles y las farmacias permanecerán abiertas.

El presidente enfatizó que las estrategias de prevención de virus de Rusia han ganado tiempo y ayudado a frenar el brote, pero también advirtió que el número de casos seguirá aumentando.

“La amenaza persiste y los expertos creen que la epidemia aún no ha alcanzado su punto más alto en el mundo, incluyendo nuestro país”, dijo Putin.

Señaló que correspondería a las autoridades regionales decidir qué empresas y organizaciones podrían seguir trabajando en sus zonas en función de la situación.

A principios de esta semana, el parlamento ruso autorizó al gabinete a introducir el estado de emergencia permitiéndole endurecer las restricciones, una autoridad que anteriormente sólo había pertenecido al presidente.

Algunos críticos del Kremlin han atacado a Putin por no haber declarado el cierre nacional, optando en cambio por la vaga orden de no trabajar.

Muchos observadores señalaron que la decisión de Putin de dejar que el gabinete y los gobernadores regionales decidieran medidas concretas para contrarrestar el brote reflejaba un intento de evitar que se le asociara con movimientos impopulares y de asumir la responsabilidad por el creciente número de casos.

Putin sostuvo que las autoridades regionales deben tener vía libre para manejar las medidas contra el coronavirus porque la situación varía mucho en todo el vasto país.

“Nuestro país es muy grande, la densidad de población difiere mucho y hay zonas en las que el coronavirus ya supone una grave amenaza, como en Moscú, donde todavía no hemos podido cambiar la situación a pesar de las medidas que se están tomando”, dijo Putin.

Moscú, que tiene cerca de dos tercios de todos los casos de virus conocidos en Rusia, ha introducido un estricto bloqueo. Tras el discurso de Putin, el alcalde Sergei Sobyanin lo extendió durante todo el mes de abril, pero dijo que no había necesidad inmediata de imponerlo mediante la vigilancia electrónica como se había previsto anteriormente, porque la mayoría de los residentes estaban cumpliendo con las restricciones.

Sobyanin dijo que la vigilancia electrónica sólo se aplicará a los pacientes con coronavirus que estén en tratamiento en sus casas.

El parlamento ruso reforzó el castigo para las violaciones del encierro, introduciendo fuertes multas y penas de prisión de hasta siete años en los casos en que una violación tenga como resultado muertes.

La mayoría de las demás regiones de Rusia siguieron el ejemplo de Moscú, pero algunas zonas hasta ahora indemnes de la epidemia han aplicado normas más laxas.

Las autoridades rusas registraron 771 nuevos casos el jueves, un aumento del 43% con respecto al día anterior, lo que eleva el total de casos reportados en el país a 3.548 con 30 muertes.

El líder ruso dijo que además de salvaguardar la salud pública, también es importante proteger los ingresos de la gente y evitar un aumento del desempleo.

“Una economía eficiente y estable es clave para resolver nuestras tareas, incluso en el sistema de salud”, añadió.

Pero la oposición dijo que el gobierno no ha ofrecido un programa factible para apoyar a las empresas, advirtiendo que la orden de Putin mataría efectivamente a la mayoría de las pequeñas y medianas empresas de la nación y dejaría a muchos rusos muriendo de hambre.

“La gente no tiene dinero para quedarse en casa sin trabajar, y los empleadores no tienen dinero”, tuiteó el líder de la oposición rusa Alexei Navalny.

Ha habido amplios temores de que el sistema de salud ruso, con pocos fondos, se vea afectado por el brote. Los trabajadores médicos de todo el país se han quejado de la escasez de equipos de protección esenciales y otros suministros.

El gobierno ha insistido en que el país está bien preparado y tiene todos los suministros necesarios. Moscú ha enviado equipos de médicos militares a Italia para ayudar a contrarrestar el brote y el miércoles entregó un avión cargado de suministros médicos a los Estados Unidos.

El vuelo sigue a la llamada telefónica del lunes entre Putin y el presidente de los Estados Unidos Donald Trump en la que hablaron de la cooperación para luchar contra el brote. Trump calificó el movimiento de Rusia como “muy bueno”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo que los EE.UU. pagaron la mitad de los suministros médicos, mientras que la otra mitad del costo fue patrocinado por el fondo de inversión estatal de Rusia.

Los funcionarios rusos han rechazado airadamente las afirmaciones de que el Kremlin buscaba ganancias políticas al proporcionar ayuda médica a Italia y otros países. En febrero, Rusia proporcionó ayuda médica a China y más tarde envió asistencia a Irán, Corea del Norte, Venezuela y varias naciones ex soviéticas.

Fuente: https://israelnoticias.com/internacional/putin-rusia-mes-no-laborable-coronavirus/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario