¿Por qué los palestinos no pueden firmar un pacto para poner fin al conflicto con Israel?


POR ERIC R. MANDEL

Según los negociadores internacionales de paz habituales, todos saben el final del juego para resolver el conflicto israelo-palestino, exactamente lo que cada parte debe conceder para un tratado final. Mencionan que todo lo que se necesita es que Israel se retire a las líneas de 1967 con pequeños ajustes, con el este de Jerusalem como capital del nuevo Estado palestino. Si tan solo Israel ofreciera eso, la paz reinaría.

Pero los diplomáticos se enredan, encontrando maneras de racionalizar la intransigencia palestina, tratando de explicar el hecho de que todas esas concesiones ya se ofrecieron a la Autoridad Palestina en el 2001 y 2008 y fueron rechazadas rotundamente. En el 2008 los israelíes ofrecieron el 94% de Judea y Samaria con intercambios de tierras para compensar el 6%, el este de Jerusalem como capital de un Estado palestino, mientras que Israel incluso concedió la cesión de la soberanía exclusiva del Monte del Templo, el Monte de los Olivos y la Ciudad de David, por no hablar de los miles de millones de inversiones internacionales en un nuevo Estado palestino. Los palestinos solo tuvieron que renunciar al derecho de retorno, firmar un acuerdo de “fin de conflicto y fin de reclamaciones” a perpetuidad y ser desmilitarizados.

Si el objetivo de los palestinos era realmente dos estados para dos pueblos, y realmente querían un Estado palestino independiente que viviera al lado de un Estado judío, como pedía la Resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ¿por qué no se ha resuelto este conflicto?

Un reciente artículo en The Hill de Dennis Ross y David Makovsky, dos veteranos negociadores y asesores de paz que deberían saber más, se refirieron a una “solución de dos estados” y a un “resultado viable de dos estados” en su ataque al plan de paz de Trump. Esos términos significan cosas completamente diferentes para los palestinos que para los negociadores occidentales. Para los palestinos, dos estados significan un estado árabe en Judea y Samaria y un estado binacional en Israel que se convertirá en un estado gobernado por los árabes con el tiempo, porque los palestinos nunca renunciarán al derecho al retorno, como está bien documentado en el nuevo libro La Guerra del Retorno de Adi Schwartz y Einat Wilf, un ex miembro de la Knesset de los partidos de Centro-Izquierda Independencia y Laboristas. La demanda palestina es que todos los refugiados palestinos y sus descendientes a perpetuidad tengan el derecho de entrar en Israel en cualquier momento que elijan. En otras palabras, esta es la destrucción demográfica de Israel como un Estado judío.

Los negociadores occidentales y los políticos de los dos partidos políticos estadounidenses nunca han entendido completamente o han dejado entender que entendían lo que los palestinos realmente quieren, creyendo que la respuesta para salvar la división era dejar cualquier documento entre los partidos ambiguo, para que ambos pudieran reclamar la victoria.

El único enfoque lógico para acabar realmente con este conflicto es escribir los documentos más claros, inequívocos y específicos, con todas las posibles “i” punteadas y “t” cruzadas, de modo que ninguna parte pueda afirmar que aún tiene cuestiones pendientes en el futuro. Incluso las contingencias deben incluirse en el acuerdo, con un mecanismo para responder a cualquier violación.

¿Por qué?

Porque los árabes palestinos no pueden en la actualidad firmar un acuerdo que ponga fin a todas las reclamaciones y firmar una resolución de fin de conflicto que reconozca el derecho de un Estado judío a existir y vivir sin ser molestado en tierras que alguna vez fueron musulmanas. Traje esto a colación con el presidente Bill Clinton en el 2004, un hombre que realmente dio todo para resolver el conflicto. Sorprendentemente, a pesar de su sincera inversión personal en el conflicto, no parecía apreciar la importancia esencial de firmar una resolución de fin de conflicto, pero me mencionó que los primeros ministros Yitzhak Rabin y Ehud Barak insistieron en ello, al igual que Ehud Olmert en el 2008. Este es el eterno punto ciego de los negociadores occidentales y los presidentes estadounidenses que parecen querer simplemente que se firme un acuerdo, y que inexplicablemente creen que la ambigüedad creará confianza. Ese fue el fracaso de los Acuerdos de Oslo, regalando activos tangibles por promesas no cumplidas.

Los pacificadores occidentales han afirmado sin fundamento creíble que el reconocimiento del derecho de los palestinos a regresar es solo un gesto necesario para la dignidad palestina, y alegan que los palestinos nunca se aprovecharán de ello, sabiendo que solo se puede permitir un número simbólico de refugiados. Solo escucha lo que los líderes palestinos desde Yasser Arafat hasta Mahmoud Abbas dicen, que contradice esto con vehemencia.

No existe un derecho internacional para el retorno de los refugiados, y menos aún para los descendientes de los mismos. De hecho, todos los demás refugiados en el mundo con la ayuda del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) deben ser rehabilitados en el país donde recibieron el refugio. Esto es especialmente cierto para los refugiados de la Guerra de la Independencia de 1948, que participaron activamente en la guerra para aniquilar a los habitantes judíos, uniéndose a cinco ejércitos árabes cuyo objetivo era la completa aniquilación del Estado judío. Lo más que el mundo pro-palestino puede argumentar es que la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas pide el derecho al retorno. Sin embargo, como todas las resoluciones de la Asamblea General, no tiene ninguna fuerza de ley.

Si los pacificadores realmente quieren una paz sostenible, tienen que reconocer que Israel tiene derechos legales sobre las líneas de armisticio de 1949 si un eventual acuerdo incluye el intercambio de tierras. Al igual que con la cuestión de los refugiados, si no se explica completamente, independientemente del acuerdo que se firme, los palestinos siempre tendrán un pretexto para decir que Israel robó la tierra palestina con los intercambios de tierras, y una vez más, predicar y prepararse para una nueva guerra.

El Monitor de Medio Oriente pro-palestino lo planteó mejor. “Los palestinos seguirán buscando una paz justa que proporcione a las futuras generaciones su derecho de nacimiento; su tierra será devuelta, de una manera u otra”. Los occidentales ingenuos escuchan las palabras “paz justa” y asumen que significa dos estados para dos pueblos. Lo que en realidad significa es el derecho ilimitado de retorno de cada palestino para siempre a Israel, ya que ningún gobierno palestino puede renunciar a la reclamación de un descendiente palestino individual de ser un propietario desplazado de lo que ahora es Israel.

El debate sobre la soberanía ha oscurecido el verdadero paradigma del conflicto. La cuestión no es si Israel expande su soberanía sobre el 30% de Judea y Samaria, ¿acabaría con el sueño de un Estado palestino? La pregunta que hay que hacerse es, ¿aceptarían los palestinos a Judea y Samaria con intercambios de tierras que garanticen la seguridad de Israel, firmarían una resolución de fin de conflicto y aceptarían un Estado judío? La respuesta para el futuro inmediato es no. Esto no es un conflicto territorial o de lo contrario esto habría terminado hace mucho tiempo.

Si esta colina para un acuerdo global es demasiado alta para subirla en este momento, que así sea. Lo que se necesita es honestidad, así que un supuesto acuerdo de paz no es solo una receta para concesiones infructuosas por parte de Israel.

Si todo lo que los palestinos son capaces de hacer es negociar un mejor status quo con más desarrollo económico e inversión a cambio de la no violencia, entonces ese debería ser el camino para esta generación.

El plan de paz de Trump o cualquier otro acuerdo nunca tendrá ningún poder de permanencia si no incluye un acuerdo de fin de conflicto, un reconocimiento de dos estados para dos pueblos que establezca claramente que uno de esos estados es judío, y un fin absoluto de cualquier derecho para los descendientes de los refugiados palestinos originales a regresar al Estado de Israel.



Fuente: The Jerusalem Post / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario