Restaurando las voces de las víctimas de Babyn Yar

Si el mundo hubiera reaccionado a Babyn Yar, tal vez la Conferencia de Wannsee, donde, tres meses después, los nazis decidieron la “Solución Final”, habría llegado a una conclusión diferente, publicó The Jerusalem Post.

POR SHMUEL ROSENMAN

Los días 29 y 30 de septiembre de 1941, los judíos de Kiev fueron detenidos y llevados al barranco boscoso de Babyn Yar, o como se lo conoce, Babi Yar, donde los escuadrones de ejecución nazis Einsatzgruppen y sus colaboradores ucranianos los desnudaron y mataron a tiros, los cuerpos apilados en capas, uno encima del otro. Durante dos días, masacraron a 33.771 judíos.

Fue, hasta ese momento, la mayor matanza en masa del Holocausto. Otros seguirían: Decenas de miles de judíos fueron masacrados por las tropas nazis y rumanas en Odessa de manera similar durante un período de dos días en octubre del mismo año. En total, más de un millón y medio de judíos serían asesinados en toda la Zona de Asentamiento (Pale of Settlement) en lo que se conoce como el “Holocausto a balas”.

Como nos recuerda el ex Gran Rabino Yisrael Meir Lau, si el mundo hubiera reaccionado a Babyn Yar, tal vez, solo tal vez, la Conferencia de Wannsee, donde, tres meses después, los nazis decidieron sobre la “Solución Final”, habrían llegado a una conclusión diferente.

Babyn Yar se ha convertido en un símbolo del “Holocausto a balas” y del destino de los judíos soviéticos durante la invasión nazi; sin embargo, hasta el día de hoy, no existe un monumento digno de un evento de tan terrible importancia histórica.

Se ha dicho que dos crímenes tuvieron lugar en Babyn Yar, la masacre y el borrado de su memoria.

Fue el poeta soviético Yevgeny Yevtushenko, quien en 1961 llamó la atención del mundo por primera vez sobre el borrado soviético de la memoria en el sitio con su poema “Babyn Yar”, que comienza con la frase: “Ningún monumento se levanta sobre Babyn Yar / Sólo un acantilado escarpado, como la lápida más tosca”.

Pero incluso después de Yevtushenko, pasaron otros quince años antes de que los soviéticos erigieran un monumento a los “ciudadanos soviéticos y prisioneros de guerra” fusilados por los ocupantes nazis. Después de la caída de la Unión Soviética, las autoridades ucranianas permitieron la erección de una menorá para conmemorar a las víctimas judías.

En 2016, con el apoyo del entonces presidente Petro Poroshenko, se elaboraron planes para el Centro Conmemorativo del Holocausto en Babyn Yar, un museo ambicioso, un centro de investigación y educación que actualmente está programado para abrir por completo en 2026 después de varios retrasos. El actual presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo recientemente que el establecimiento del centro conmemorativo es extremadamente importante para el país y su historia.

El museo debería haberse construido hace mucho tiempo y su importancia aumenta con cada día que pasa.

Con el antisemitismo en aumento una vez más en todo el mundo, y con fenómenos como la negación del Holocausto y los intentos de reescribir la historia, es importante exponer a las personas a los horrores que ocurrieron. Con la inestabilidad económica y política en aumento y creando un terreno fértil para el fascismo y el antisemitismo, es importante recordar qué condujo a los terribles eventos de la Segunda Guerra Mundial.

Vivimos en la última generación en la que los sobrevivientes pueden contar su propia historia del Holocausto y, por lo tanto, en la Marcha Internacional de los Vivos creemos que sin el empleo de tecnologías digitales y otras tecnologías modernas, no podremos preservar la memoria para la generación joven que no tendrá la oportunidad de conocer a un sobreviviente vivo.

Es por eso que nos asociamos hace unos años con la Fundación Shoah, y juntos estamos construyendo una memoria viva utilizando nuevas tecnologías para dar vida a los testimonios de los sobrevivientes.

“La historia de Eva”, un diario de Instagram basado en la historia de la vida real de una niña judía húngara asesinada en Auschwitz, es un ejemplo exitoso del uso de la tecnología para preservar la memoria del Holocausto. Llegó a decenas de millones de personas en todo el mundo gracias al uso de las redes sociales del siglo XXI que llevan el Holocausto a la generación joven en un idioma con el que pueden relacionarse.

Esta semana, el Centro Conmemorativo del Holocausto de Babyn Yar abrirá tres instalaciones de audio y visuales al aire libre, cuando marca el 79 aniversario de la masacre. Mientras caminan por las instalaciones, los visitantes oirán los nombres de unas 18.000 personas asesinadas en Babyn Yar, recopilados como parte del Proyecto Nombres del Centro, seguidos de El Malei Rajamim, la oración judía por los muertos.

Es un paso bienvenido en el camino para finalmente restaurar las voces y la memoria de las víctimas de Babyn Yar.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario