Israel tuvo una embajada secreta en Bahrein durante 11 años

Si bien la firma de los Acuerdos de Abraham significa los primeros lazos diplomáticos oficiales entre Israel y Bahrein, el Estado judío ha estado, de hecho, operando una embajada secreta en la capital de Bahrein, Manama, durante más de una década, según un informe de Axios.

Durante 11 años, Israel ha trabajado para llevar a cabo la diplomacia con Bahrein en secreto, mediante el uso de una compañía fantasma. Sin embargo, la existencia de esta oficina diplomática secreta fue clasificada y sólo recientemente ha salido a la luz tras un breve informe de KAN la semana pasada.

De acuerdo con esta mirada investigativa sobre más de una década de relaciones diplomáticas clandestinas entre Israel y Bahrein, la idea de una misión diplomática secreta se planteó en 2007-2008 durante una serie de reuniones con el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein, Khaled bin Ahmad Al Khalifa, y su homóloga israelí de entonces, Tzipi Livni. La decisión de abrir la misión en Manama fue precedida por el cierre de una misión israelí en Qatar, según funcionarios de seguridad israelíes.

Según el informe, la misión se registró el 13 de julio de 2009 con el nombre de la empresa de fachada conocida como Centro para el Desarrollo Internacional, aunque desde entonces ha cambiado de nombre y su nombre actual sigue siendo clasificado. En los registros de Bahrein se registró la empresa como una compañía que prestaba servicios de comercialización, promoción e inversión, y en su sitio web se explicaba que era una consultora de empresas occidentales interesadas en inversiones no petroleras en la región. Además, el sitio web contaba con una sólida red de contactos bahreiníes y regionales para ayudar.

Al igual que todas las empresas, el Centro para el Desarrollo Internacional tenía empleados. Sin embargo, los criterios de empleo eran extremadamente limitados: Diplomáticos israelíes con doble nacionalidad. Esto se puede ver en algunos de sus accionistas y miembros del consejo de administración. Uno de sus accionistas detallado en los registros públicos, Brett Jonathan Miller, es sudafricano, pero más tarde sería nombrado cónsul general de Israel en Mumbai. Otro accionista era el ciudadano belga Ido Moed, que actualmente se desempeña como coordinador cibernético en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Incluso su director general era un funcionario diplomático, aunque su identidad sigue siendo clasificada salvo por el hecho de que era ciudadano estadounidense. No fue nombrado hasta 2018, y ha sido reemplazado recientemente.

Para mantener la farsa, todos los diplomáticos involucrados poseían historias de fachada respaldadas por perfiles en la popular plataforma de negocios y redes sociales LinkedIn.

Y aunque esta misión era pequeña y clandestina, los funcionarios le dijeron a Axios que era increíblemente rentable, con cientos de negocios realizados por empresas israelíes en Bahrein debido a las actividades de la misión. Sin embargo, lo más importante es lo que la existencia de esta misión significa para las relaciones entre Israel y Bahrein en el futuro. Inmediatamente después de que las relaciones se establecieran oficialmente el domingo, Israel envió una solicitud formal para abrir una embajada en Manama. Sin embargo, esta empresa se ha simplificado increíblemente por la existencia de la misión, ya que todo el trabajo de base y la infraestructura ya está literalmente en su lugar.

“Todo lo que tenemos que hacer es cambiar el cartel de la puerta”, dijo un funcionario israelí a Axios.


Fuente: The Jerusalem Post / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario